+34 965 030 870 hello@sonneil.com
¿Qué hacer en Altea por la noche?

¿Qué hacer en Altea por la noche?

Seguro que conoces a alguna de esas ‘personas vampiro’, gente que se activa por la noche como si acabase de salir el sol. O puede que tú seas una de ellas. Si es el caso, este post te interesa. Y, si no, ¡anímate a descubrir los encantos de la nocturnidad! Porque la buena vida nunca se va a dormir, descubre qué hacer en Altea por la noche.

El filo de la sierra Helada separa Altea de Benidorm y sus dos mundos antónimos: los saraos y karaokes de la vida nocturna de Benidorm frente a Altea, que ofrece la calma de un pueblo mediterráneo con la vida de destino turístico puntero. Eso sí, sin apenas notarlo. Y en un entorno mediterráneo sin parangón: callejuelas y brisa cálida nocturna. Altea es genial para salir por la noche y dejarse sorprender. 

¿Quieres saber qué hacer en Altea por la noche? Hoy en Sonneil te llevamos de marcha por nuestras opciones preferidas… a la primera ronda invitamos nosotros. ¿Te vienes?

¿Qué hacer en Altea por la noche? | Top Planes

A poca distancia de la bulliciosa Benidorm se encuentra Altea. Y es que, como reza el dicho popular: Altea es para el amor mientras que Benidorm es para la fiesta.

Y nada más lejos de la realidad: Altea ofrece la oportunidad de pasar una noche entre sus callejuelas llenas de encanto… y, por supuesto, respirando esa brisa con olor a sal que la visita cada noche. 

¿Lo mejor? Debido a su tamaño, en Altea tienes todo a mano: ya sea un restaurante íntimo o una discoteca chill out. A diferencia de Benidorm, donde este tipo de locales suelen quedar a las afueras, en Altea basta un pequeño paseo para encontrar diferentes ambientes… ¿Se puede pedir más?

(Y, si te gustan los museos, aquí puedes ver los cinco mejores museos de la Costa Blanca)

Si te preguntas qué hacer en Altea por la noche, a continuación te contamos algunas opciones:

  • Disfrutar algún concierto en el Palau de Altea: ya sea para ver una orquesta sinfónica, un espectáculo de flamenco o ballet, esta opción es perfecta si eres amante de la cultura. Y, aunque no lo seas, también te recomendamos esta experiencia.
  • Visita nocturna al Castillo de Conde Alfaz. Este impresionante castillo a las afueras de Altea ofrece la experiencia de conocer todos sus secretos, historias y leyendas… por la noche. Así es, incluso podrás terminar tu visita con una comida fiel al estilo medieval (cubiertos, ¿para qué os quiero?). Y, para terminar, nada mejor que visitar el calabozo bajo tierra. Acogedor, ¿verdad?
  • Dar un paseo o, mejor dicho, perderse por el casco histórico de la ciudad. Te recomendamos salir sin plan y dejarte guiar por las luces y el empedrado de sus callejuelas que, seguramente, te lleven a algún restaurante o bar inesperado. ¡Un mojito siempre apetece!
  • Paseo nocturno por la Plaza Mayor donde podrás, además, echar unos bailes en alguna de las discotecas cercanas.
  • Probar cervezas artesanas en Cervezas Althaia. El boom de las cervezas artesanas ha llegado a Altea, y este local es el mejor para poder disfrutar esta experiencia en la Costa Blanca: se trata de un pequeño bar – tienda, con un ambiente íntimo y único donde podrás aprender el origen y el proceso de la cerveza que tienes en la mano. Cheers!
  • Disfrutar de un buen concierto en Rock and Roll House. Y aquí llegamos a uno de los lugares imprescindibles si te preguntas qué hacer en Altea por la noche: desde conciertos en directo, sesiones de DJ a nivel nacional e internacional… un imprescindible en la vida nocturna de Altea.
  • Pasar una noche al más puro estilo mediterráneo en la mascarada. Frente a la misma Plaza de la Iglesia del casco antiguo se encuentra este magnífico local. Nuestra parte favorita es la terraza. Porque tomar una copa, en una noche de verano es exactamente como te lo imaginas: perfecto. ¿Lo mejor? También organizan conciertos al aire libre.

Ya sabes qué hacer en Altea por la noche. Ahora, poner rumbo a la magia del Mediterráneo solo depende de ti. Altea y su solera serena te esperan para pasar unos días inolvidables.

«Altea la bella, mar sin pescado, monte sin leña, hombre sin conciencia, mujer sin vergüenza». Anónimo

¿Quieres venir a la Costa Blanca? En Sonneil te ofrecemos apartamentos en Altea. Para que tengas tu propio sitio en el paraíso. 

Y aquí puedes seguir descubriendo la Costa Blanca de nuestra mano. ¡La buena vida te está esperando!

¿Qué ver en Alicante con niños?

¿Qué ver en Alicante con niños?

Cuna de parques temáticos, centro puntero de producción de juguetes a nivel nacional, joya de la Costa Blanca… podríamos continuar con la lista de motivos por los que merece la pena pasar unos días en familia en Alicante.

¿Quieres saber qué ver en Alicante con niños? Hoy en Sonneil te contamos nuestros imprescindibles, para que los más peques -y mayores- pasen unos días inolvidables. ¡No te lo pierdas!

¿Qué ver en Alicante con niños? | Top Planes

Además de un entorno mágico, Alicante ofrece unas temperaturas medias agradables: esto permite pasar unos buenos días en familia, independientemente de la época.

Ya sea en otoño, primavera e incluso invierno… Alicante y, en general, la Costa Blanca, ofrece más de 300 días de sol al año. Con estos datos, no queda más que disfrutar Alicante con niños. Anímate con estos planes que te proponemos. Para que lo disfrutes todo y no te pierdas nada.

Sumergirse en la naturaleza en la Granja Escola Riera d’Agrés

Conocer de cerca cómo ordeñar una vaca, recolectar huevos o conocer la flora de la zona a través de juegos, son solo algunas de las actividades que podrás disfrutas es esta granja escuela.

Unos días en el campo, lejos de todo y aprendiendo lo verdaderamente importante… ¿Se puede pedir más?

Aventura hasta la Isla de Tabarca

A pocos kilómetros de la costa de Alicante se encuentra esta magnífica isla en la que habitan especies protegidas.

Una oportunidad excelente para dar un paseo en barco… y convertir la navegación en una aventura pirata. ¿Por qué no?

Descansar y jugar en las playas de Alicante

Hablar de Alicante es hablar de sus playas serenas: kilómetros de arena fina y mar en calma para probarte con actividades acuáticas como snorkel, bodyboard… o, simplemente, dar un paseo en pedaleta.

¿Lo mejor? En la playa, los padres también tienen la oportunidad de descansar.

  • Playas Recomendadas en Alicante| playa de San Juan, de la Albufereta y del Postiguet, el Cabo de las Huertas, la playa de los Saladares de Urbanova y la Isla de Tabarca.

Y, como secreto, te contamos que las mejores calas son la Cala Granadella o la Cala Moraig, ocultas en las rocas y perfectas para pasar un día de playa en la intimidad. Eso sí, fuera de temporada alta.

Senderismo para toda la familia

Alicante ofrece vías fáciles para toda la familia: un plan imprescindible si te preguntas qué ver en Alicante con niños.

  • Top Recomendaciones de Alicante: Llegar hasta la Cova Tallada cerca de Dénia a través del sendero de Les Rotes/ Serra Gelada, podéis llegar a través de la carretera del Faro de Albir, con unas vistas impresionantes/ Parque La Marjal: una visita tranquila para dar de comer a los patos/ Vía verde del Maigmó: acceso fácil a la montaña

De museo a museo… y tiro porque me toca

Además de un entorno sin igual, en Alicante los más peques de la casa podrán aprender en vacaciones.

Desde el museo de los bomberos, el de la muñeca, o el del juguete en el mismísimo valle del juguete: porque recordemos que estamos en el epicentro de producción de juguetes a nivel nacional. Por ello y por mucho más, Alicante es un destino perfecto para pasar unos días con toda la familia.

Viajar a otra época en el Castillo de Santa Bárbara

El Castillo de Santa Bárbara es una de las paradas obligadas: esta fortificación y sus muros defensivos te transportarán a otra época.

Es toda una experiencia subir en ascensor y aprender en las actividades lúdicas que el castillo ofrece para los más peques de la casa.

Parques temáticos: la estrella de Alicante

Y aquí llegamos al punto fuerte de Alicante: sus parques temáticos, desde Terra Mítica, Mundomar, Aqualandia hasta Río Safari, cada uno de ellos ofrece una experiencia adaptada.

Ahora que sabes qué ver en Alicante con niños, coger el billete para poner rumbo a una experiencia inolvidable depende de ti.

¿A qué esperas para explorar Alicante en familia?

Y si, tras la experiencia, quieres volver en familia cada verano, en Sonneil te ofrecemos apartamentos en Alicante. Para que cada verano sea inolvidable.

Descubre los pueblos blancos de la costa española

Descubre los pueblos blancos de la costa española

Los pueblos blancos de Alicante y Málaga son una seña de identidad de la España rural. ¿Qué tal una escapada de fin de semana?

Callejuelas estrechas, ventanas de madera, macetas en cada balcón, naturaleza, sol y mucho… mucho blanco. Este color está presente en multitud de pueblos españoles en el sur y el sureste. La Costa Blanca y la Costa del Sol son los mejores ejemplos.

¿Qué explicación hay detrás de tantísimas fachadas blancas? Muy sencillo: evitar que se acumule el calor. El blanco refleja los rayos del sol y mantiene frescos los muros de las casas.

Además, la cal que se utiliza para pintarlas también es anti-bacteriana y actúa contra parásitos. Por eso, en épocas de epidemias, se utilizaba como desinfectante. De ahí que muchas iglesias en Andalucía que alojaban a enfermos sigan siendo blancas por dentro.

Más allá de su utilidad, las fachadas blancas hacen de estos pueblos españoles un espectáculo de luz y belleza. Hemos elegido solo algunos de nuestros favoritos. ¡Te toca a ti descubrir más!

Alicante

Altea.

Altea

Altea es el rey de los pueblos alicantinos. La subida a la parte alta, Altea la Vella, es una sorpresa constante. Cuidado, fotógrafos: corréis el riesgo de perderos eternamente entre sus calles. Al llegar arriba, la Iglesia de Nuestra Señora del Consuelo da la nota de color: su cúpula de azulejos azules es un símbolo de la Costa Blanca. Y abajo, el pueblo desemboca en un Mediterráneo de colores intensos. 

Polop de la Marina

No todo es costa y mar. Polop de la Marina se esconde en el interior de la sierra del Monte Ponoig, de pendientes y paredes rocosas de impresión. Aquí, las tonalidades verdes son el fondo ideal para las fachadas blancas, aunque también las hay amarillas, rosáceas, ocres… Gabriel Miró pasaba aquí los veranos de niño, y Polop inspiró parte de su obra. Sube al castillo, de origen musulmán, y mira al valle. ¿Se puede pedir más?

Jávea.

Jávea

Jávea tiene todo lo que se le pide a una pueblo marinero. Playas de grava, calas, acantilados, paseos a la orilla del mar… Por algo escribió Joaquín Sorolla: «Xàbia tiene todo lo que deseo (…) yo enmudezco de la emoción que aún me domina (…). Es el sitio que soñé siempre, mar y montaña, pero ¡qué mar!». Sin olvidar las casas burguesas, el estilo gótico, la piedra… y el omnipresente blanco.

Málaga

Mijas.

Mijas

La herencia morisca de sus calles hace de Mijas un pueblo único y peculiar. Enclavado en la ladera de la sierra, Mijas parece un oasis blanco entre montañas. Lo mejor que puedes hacer es pasear (¡prepárate para las cuestas!) o recorrer el pueblo en los famosos burro-taxis. Las macetas dan toques de rosa, amarillo, violeta… y las vistas al Mediterráneo desde el Paseo de la Muralla quitan la respiración. 

Estepona

Estepona es una ciudad, pero se merece un puesto en esta lista por sus 16 kilómetros de calles peatonales y 18 de senda litoral. Caminarla es un placer. La restauración de la localidad la ha convertido en un collage de buganvillas, macetas y fachadas blancas. La calle Sevilla es nuestra favoritas, con la torre de la iglesia Nuestra Señora de los Remedios de fondo. Para el atardecer: la playa, siempre la playa.

Frigiliana.

Frigiliana

Desde 2014, su casco antiguo es Conjunto Histórico Artístico. No nos extraña: está tan bien conservado que parece que hubiese sido construido ayer. Es muy popular entre extranjeros, lo que le da un aire cosmopolita muy curioso. Rincones floreados, plazas escondidas, terrazas con vistas, pequeñas fuentes… y nuestras amadas fachadas blancas. Para los golosos: la miel de caña de Ingenio Nuestra Señora del Carmen -la única fábrica de miel de caña de Europa- es espectacular. 


Los cinco mejores museos de la Costa Blanca

Los cinco mejores museos de la Costa Blanca

Si estás buscando algo que hacer en uno de esos días (muy poco frecuentes) de lluvia, en la Costa Blanca o, si simplemente te apetece saber más de la cultura y la historia que hace que la región sea tan rica, Sonneil te presenta sus cinco museos favoritos en la Costa Blanca.

Los mejores museos de la provincia de Alicante

MACA Alicante

El Museo de Arte Contemporáneo de Alicante (MACA) alberga tres colecciones permanentes de arte. Lo más destacado del lugar es la colección de Juana Francés, donada al museo por la artista, que incluye obras gráficas, pinturas y bocetos. El edificio público, de estilo Barroco, donde se exhibe parte de la colección, está adosado a una estructura moderna que alberga la colección de arte del siglo XX, con piezas de grandes artistas como Salvador Dalí, Joan Miró y Pablo Picasso.

Museo del Chocolate de Villajoyosa

A pocos kilómetros al sur de Benidorm se encuentra la Fábrica de Chocolate Valor de Villajoyosa, la más antigua y prestigiosa de España. El objetivo del museo, inaugurado en 1998, es mostrar el proceso de producción de esta delicia amada en todo el mundo. En el edificio del siglo XIX, que en su día fue la pequeña fábrica familiar, el visitante recorre los 500 años de historia del arte de la elaboración del chocolate, desde los tiempos en los que el cacao se molía en piedra, hasta nuestros días. Los paneles explicativos ilustran el origen del chocolate, las variedades de cacao existentes, su introducción en España y los utensilios utilizados a lo largo de los siglos para su consumo.

Baños árabes de Elche

Construidos alrededor del año 1150, los Baños Árabes de Elche fueron un tesoro escondido del patrimonio local hasta su restauración y apertura al público en 1998. Están situados bajo tierra, en el Convento de la Merced, donde antiguamente se utilizaban como almacén para las monjas. Los baños, que están increíblemente bien conservados, se encuentran entre los pocos ejemplos de arquitectura pública islámica que aún se conservan en la región. Los baños se dividen en tres salas paralelas: templadas, calientes y frías, separadas por arcos y columnas bajo bóvedas de cañón con tragaluces. Durante la visita, una voz grabada explica los diferentes usos de cada sala, mientras que las luces y los sonidos recrean la atmósfera de los baños originales.

Museo de vehículos antiguos

En 2003, tras más de 25 años de trabajo de recuperación y restauración de motocicletas y microcoches, Don Ricardo Fracés Seguí abrió las puertas del Museo de Vehículos Históricos de Guadalest, situado a unos 20 Kms de Benidorm. La colección, compuesta por unas 140 motocicletas y varios coches de los años 20 a los 70, es un verdadero viaje motorizado a través la historia de estos vehículos. Además de motos y coches, el museo está decorado con una serie de objetos antiguos como máquinas de coser, máquinas de escribir, cafeteras, teléfonos y radios, cada uno de ellos siendo un “clásico” por derecho propio.

Museo arqueológico de Alicante

Este galardonado museo ofrece muestras arqueológicas sobre los habitantes prehistóricos de la zona. Situado en un edificio histórico renovado, que fue antiguamente un hospital, sus ocho galerías cuentan cómo las gentes vivían desde la antigüedad hasta la actualidad. Las salas están diseñadas en diferentes formas, de acuerdo con la época, por lo que se experimentan múltiples sensaciones, desde la vida en cuevas, hasta el día a día a bordo de un galeón en alta mar, permitiendo realizar un emocionante viaje a través de la historia. Al entrar en la zona de exposición, el visitante se sumerge inmediatamente en la geografía alicantina y se le muestra la riqueza y variedad de sus paisajes naturales. Desde aquí, se inicia el recorrido histórico a través de las galerías permanentes dedicadas a la Prehistoria, a los íberos, a los romanos, a la Edad Media y a las épocas moderna y contemporánea.

El Palmeral de Elche: Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO

El Palmeral de Elche: Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO

La ciudad de Elche, situada a unos 20 km de Alicante, tiene mucho que ofrecer: un centro lleno de historia que se remonta a la época prerromana y un interior que cuenta con hermosas playas y espectaculares parques nacionales. Sin embargo, podría decirse que su característica más emblemática es su magnífico palmeral.

Este mágico lugar, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, está formado por una gran extensión de palmeras (se dice que son doscientas cuarenta mil, una por cada habitante de Elche) situadas en varios jardines y parcelas que rodean el centro de la ciudad. Se trata del único palmeral de este tipo en Europa y de uno de los más grandes del mundo, superando en tamaño a muchos otros situados en los países árabes.

Origen del Palmeral de Elche

Se cree que fueron los cartagineses los primeros en empezar a cultivar palmeras en la Costa Blanca y los romanos, que llegaron más tarde, continuaron cultivándolas. Todo ello, antes de la llegada de los árabes que extendieron mucho la plantación de palmeras datileras. Bajo el dominio árabe de Abd al-Rahman, se instaló un sistema de riego y posteriormente, en la Edad Media, se promulgó una serie de leyes para proteger dicha plantación. Los moriscos también desarrollaron un sistema de riego con el agua del río Vinalopó que atraviesa la ciudad y que aún hoy se utiliza.

Las partes más famosas del palmeral son el Parque Municipal, Huerto de Abajo, Huerto del Cura y Huerto del Chocolatero. Las palmeras más antiguas se encuentran en el Huerto del Cura, donde se pueden encontrar ejemplares de unos 300 años de antigüedad. El huerto del Cura también alberga el árbol más bello de todos: la palmera imperial, que con sus ocho troncos se asemeja a una especie de candelabro, el cual ha atraído a multitudes desde el siglo XIX, entre ellas a la emperatriz austriaca Isabel, que visitó el jardín en 1894 y lo declaró digno de un imperio.

Una visita al Museo del Palmeral es algo indispensable para conocer más sobre la historia y la cultura del Palmeral. Allí también se puede descubrir la especialidad artesanal de Elche, el tejido de la palma blanca: una artesanía local que consiste en el tejido de hojas de palma secas, creando así, piezas de artesanía de extraordinaria exquisitez para su uso en la procesión del Domingo de Ramos.

En el año 2000, la UNESCO concedió al Palmeral la categoría de Patrimonio de la Humanidad, poniendo énfasis en la transferencia de paisajes y prácticas agrícolas de una cultura y continente a otro (desde el norte de África árabe a la Europa cristiana).

Los cinco mejores festivales de música de la Costa Blanca

Los cinco mejores festivales de música de la Costa Blanca

Entre el gran número de experiencias maravillosas de las que se puede disfrutar en la Costa Blanca, encontramos una vida cultural en constante ebullición. Además de las innumerables fiestas patronales y de interés turístico que atraen a la población local, también se puede disfrutar de grandes festivales de música, la mayoría en verano, que atraen a artistas y asiduos a las fiestas de toda España y del extranjero. A continuación, presentamos la selección de Sonneil de los cinco mejores festivales de música de la Costa Blanca.

Alicante Spring Festival

El Alicante Spring festival, que se celebra durante dos días de la última semana de mayo, presenta lo mejor del indie, pop y ritmos urbanos. En su nueva ubicación, en el aparcamiento de la Institución Ferial Alicantina, el Spring Festival ha conseguido mantener el mismo ambiente relajado que tenía en su antigua ubicación, en el Puerto de Alicante y sigue atrayendo a multitud de amantes de la música.

Fecha: 24-25 de mayo

Los precios de las entradas comienzan a partir de 22 euros y los niños de hasta 11 años pueden acceder de forma gratuita, hasta alcanzar la capacidad reservada de 200 menores.

Reggaeton Beach Festival

Tras el éxito de los dos Festivales “Reggaeton Beach” celebrados en 2018, en Benidorm y Barcelona, el mayor Urban Beach Festival o (Festival de Playa Urbana) de Europa, sigue creciendo y ofreciendo un escaparate para los artistas más importantes de la música urbana y reguetón. Además de disfrutar de grandes conciertos, también se pueden realizar otras actividades culturales, gastronómicas y deportivas para todos los públicos.

Fecha: 13 de julio

Entradas a la venta a partir de 30 euros. Los niños menores de 14 años deben ir acompañados de un padre o tutor legal.

Low Festival

Del 26 al 28 de julio, Benidorm vuelve a acoger el Low Festival que se celebra en la Ciudad Deportiva “Guillermo Amor”.

Este festival de música Indie-pop comenzó en 2008 y, desde entonces, se ha consolidado como uno de los festivales de verano más populares del panorama nacional, con más de 70 artistas de rock, pop y electrónica. Con cuatro escenarios y un ambiente increíble, es uno de los eventos más destacados del calendario estival alicantino. Existen tres tipos de entradas disponibles: la entrada de 3 días, la entrada de 3 días VIP y la entrada de 3 días VIP Pool, que permite acceder a una zona exclusiva que cuenta con una piscina olímpica.

Festival de Jazz de Denia

Para aquellos con una actitud más relajada, el festival de Jazz de Denia podría ser lo más adecuado. Este estilo de música, que se nutre de artistas de renombre de la escena mundial del jazz, se complementa con una amplia gama de actividades diseñadas para que toda la ciudad de Denia sienta el ritmo, incluyendo clases de baile de Lindy Hop y actuaciones gratuitas en el centro de la ciudad. A diferencia de la mayoría de festivales que se celebran durante varios días consecutivos, el festival de jazz de Denia, celebrado en los jardines de la finca Torrecremada, tiene lugar las noches del 1, 8 y 22 de agosto.

Las entradas cuestan 15 euros por día.

Benidorm Summer Festival

Durante este festival, que tiene lugar en la primera semana de julio, Benidorm se convierte en la ciudad europea de la Bachata, Kizomba, Cubano y Salsa. Además de conciertos, espectáculos y clases, se organizan otras actividades con el objetivo de familiarizar a los no iniciados con el maravilloso mundo de la danza.

Si te quieres alojar en Benidorm, siempre puedes alquilar un apartamento turístico en Sonneil Rentals.