+34 965 030 870 hello@sonneil.com
Las cinco mejores ubicaciones para bucear en la Costa Blanca

Las cinco mejores ubicaciones para bucear en la Costa Blanca

Con más de 200 km de costa y unas 170 playas, no sorprende que la Costa Blanca ofrezca maravillosas oportunidades para practicar submarinismo, especialmente en el litoral rocoso del norte.

Durante los meses que van de junio a octubre, la temperatura media del agua es de más de 20 grados. En febrero y marzo, el mar se encuentra en su punto más frío con una media de 14 grados centígrados.

Las aguas son relativamente tranquilas, libres de corrientes peligrosas y el hogar de una enorme variedad de vida submarina. Además de las especies mediterráneas, pueden encontrarse rayas, caballitos de mar, cangrejos, pulpos y morenas. El pez luna visita las aguas de la Costa Blanca desde finales de la primavera en adelante, mientras que en septiembre y octubre, sardinas y barracudas recorren su cálido litoral. También pueden observarse abundantes y coloridas praderas submarinas. En la lista que aparece a continuación, Sonneil enumera los cinco mejores lugares para practicar submarinismo en la Costa Blanca.

Isla de Tabarca 

La Reserva Marina de Tabarca, frente a la costa de Alicante, fue la primera de España en ser declarada como tal en 1986 y ocupa 1400 hectáreas alrededor de toda la isla. Al ser uno de los pocos espacios marinos protegidos, se convierte en uno de los lugares más maravillosos de la Costa Blanca para practicar submarinismo, pudiendo presumir de una biodiversidad especialmente rica bajo sus aguas. En cuanto a la flora, destacan las praderas de Posidonia Oceanica, mientras que entre la fauna, peces como el mero, la dorada e incluso algunos especímenes de tortuga boba frecuentan estas aguas. Obviamente, la práctica del submarinismo en la Reserva Marina de Tabarca está prohibida si no se obtiene previamente el permiso de uno de los centros de buceo autorizados de la provincia.

El Vaporet

A unas 2,6 millas del puerto de Denia, yacen los restos de un carguero conocido popularmente como El Vaporet, que se hundió a finales del siglo XIX. La considerable profundidad, la probable presencia de corrientes y la reducida visibilidad hacen aconsejable que las inmersiones las realicen solo buceadores con gran experiencia y solo en condiciones óptimas. Infinidad de peces habitan las ruinas del barco, incluidas sardinas y langostas.

Portixol 

La isla de Portixol es una reserva natural con un conocido santuario de aves, que también tiene mucho que ofrecer bajo sus aguas. Su fondo rocoso, cubierto de praderas marinas, está habitado por numerosas especies de percas, anguilas y damiselas. También pueden verse curiosos calamares. Se puede acceder fácilmente al agua desde la playa de guijarros, que está cerca de la carretera principal, bajando unos escalones.

La Granadella

Ubicada en la localidad de Jávea, esta playa está considerada una de las mejores de España. Es un lugar de ensueño, donde el mar y las montañas se unen a la perfección. Gracias a sus aguas turquesa, la experiencia del buceo aquí resulta incomparable. En La Granadella podemos observar arenas blancas que se alternan con llanuras de posidonia, en las que pueden verse pulpos, doradas, nacras y otras especies subacuáticas. Además, la playa es poco profunda y tranquila, por lo que resulta ideal para aquellos submarinistas que realizan sus primeras inmersiones. La Granadella también es un lugar insuperable para otras actividades, como el kayak de mar. 

El Peñón de Ifach

Este precioso espacio para la práctica del submarinismo se encuentra en la cara norte del Peñón de Ifach, en Calpe, y se caracteriza por su fondo rocoso y por las enormes arcadas que se han formado en algunas de las rocas. En esta zona, podemos encontrar algunos de los pulpos más grandes que habitan la Costa Blanca y numerosas anémonas amarillas. También pueden observarse besugos, morenas, meros y corvinas. Se trata de un buceo profundo, por lo que será necesario contar con cierto nivel de experiencia en submarinismo. 

Naturaleza en el sur de la Costa Blanca

Naturaleza en el sur de la Costa Blanca

Mucho más que playas de arenas blancas y sol mediterráneo. El sur de la Costa Blanca también hace gala de un magnífico patrimonio natural. Si te aventuras a descubrir especies excepcionales de flora y fauna o simplemente a dar un tonificante paseo en un entorno único, aquí tienes la guía Sonneil de los parajes naturales más bellos que no puedes perderte.

Las lagunas rosas de Torrevieja y la Mata

Con su gran riqueza ecológica, las salinas de Torrevieja son probablemente el parque natural más famoso del sur de la Costa Blanca. Sus densas aguas, con un alto contenido en sal, ofrecen un color rosado muy especial debido a las algas que cubren el lecho de la laguna. A la tonalidad rosa que domina la laguna se suman las bandadas de flamencos que habitan los humedales. En total, en este maravilloso parque natural se encuentran alrededor de 100 tipos de aves marinas y acuáticas, además de otros animales.

Aparte de las lagunas de La Mata, Torrevieja también cuenta con una preciosa playa de 2000 metros de longitud llamada Playa de La Mata, famosa por sus puestas de sol.

Finalmente, el Parque de las Naciones, con sus más de 40 000 m² es digno de ver por su lago central, que forma la silueta del continente europeo. La zona dedicada a los niños lo convierte en un lugar muy agradable para una escapada en familia.

Los parques de Guardamar del Segura

En la zona de Guardamar del Segura, el Parque Reina Sofía es un soplo de aire fresco con una frondosa vegetación y cascadas. Hay mucho que hacer y que ver en este parque, que incluye espacios de juego para los niños, varios estanques y cascadas donde puede verse una amplia variedad de animales como ardillas, pájaros y patos. También cuenta con multitud de senderos para pasear y zonas a las que dan sombra varios tipos de árboles, como los pinos. Otro entorno igualmente maravilloso son las dunas de Guardamar del Segura, en el Parque Alfonso XIII. Miles de árboles fueron plantados entre estas dunas que cubren más de 800 hectáreas.

El Palmeral de Elche

Definido como «Jardín Artístico» en 1943 y declarado Patrimonio de la Humanidad en 2000, la belleza única de este paisaje te dejará sin aliento. Aquí, en un ambiente tranquilo de más de 12 000 m², encontrarás una exuberante abundancia de plantas tropicales y mediterráneas como naranjos, granados, algarrobos o azufaifos, así como una enorme variedad de palmeras y especies de cactus de todo el mundo.

La preciosa y salvaje playa de El Carabassí también se encuentra en Elche. Por su abundante vida marina y su situación cerca de los saladares de Balsares y del Clot de Galvany se le ha concedido la condición de zona ecológica protegida.

¡Si sueñas con vivir junto a un paisaje espectacular, echa un vistazo a las propiedades que ofrece Sonneil en el sur de la Costa Blanca!

Playas de Costa Blanca

Playas de Costa Blanca

La Costa Blanca se encuentra en la provincia de Alicante, al sur de Valencia, en la costa mediterránea.

Con una temperatura media de 20°C y 300 días de sol al año, la Costa Blanca es uno de los destinos costeros más visitados de España, polo de atracción de gran cantidad de extranjeros que vienen y se establecen en la zona. La mayoría está situada en los 235 km de litoral que ofrece la Costa Blanca.

A continuación, Sonneil te presenta algunas de las mejores playas de la Costa Blanca:

La Caleta, en Villajoyosa

La arena y las rocas se mezclan en este enclave para crear una tranquila playa de aguas turquesas y cristalinas, con un mar en calma, separado del resto de las playas de Alicante. Es el lugar perfecto para pasar el día, disfrutando del clima templado de Alicante. Al igual que las playas más populares, La Caleta está equipada con sombrillas y tumbonas, patines de pedales y otros servicios de alquiler, así como con chiringuitos que ofrecen comida y refrescos.

Isla de Tabarca

Otra de nuestras playas favoritas de la Costa Blanca también puede encontrarse cerca de Alicante. La isla de Tabarca, además de ser la única isla habitada en la Comunidad Valenciana, también es una reserva/ paraíso natural para los turistas. Accesible en barco desde Alicante, Santa Pola y Benidorm, su playa principal, conocida como Tanarca o Levanteis, es una de las mejores de la zona de Alicante. En ella, encontrará todo tipo de servicios para su día de sol y arena, incluidos restaurantes y alquiler de motos. La playa en sí es una mezcla de arena dorada y guijarros, con un fondo marino de aguas cristalinas que invita a los nadadores a descubrir la flora y fauna bajo el agua.

La Granadella, en Jávea

Rodeada de naturaleza, la cala de La Granadella, en Jávea, es considerada una de las preciosas joyas costeras del pueblo. Con solo 200 metros de largo y poco más de 20 metros de ancho, esta pequeña playa de grava ha contado con la bandera azul, durante casi 30 años, lo que la convierte en la favorita de los entusiastas del buceo.

Cantal Roig en Calpe

Uno de los más bellos pueblos de la Costa Blanca y también uno de los más visitados en los meses de verano es Calpe. Coronado por el espectacular Peñón de Ifach, un macizo de piedra caliza que sobresale del mar, esta localidad cuenta con un total de 11 playas y calas. Entre las más encantadoras, se encuentra Cantal Roig. Se trata de una de las playas más pequeñas, con menos turistas y ubicada justo al pie de Peñón, cerca del puerto pesquero. Sus aguas tranquilas y totalmente transparentes son perfectas para observar el mundo bajo las olas. La playa cuenta con ciertas zonas rocosas en el agua por lo que, si te gusta explorar, te recomendamos que uses calzado adecuado.

El Carabassí, cerca de Elche

A diferencia de la mayoría de las playas de nuestra lista que se caracterizan, al menos parcialmente, por zonas de grava o guijarros, El Carabassí, situada cerca de Elche, destaca por su gran extensión de arena fina y dorada, así como por un sistema de dunas y pinares que la rodean. La playa del Carabassí también cuenta con una zona nudista. Por consiguiente, si quieres estar completamente rodeado de naturaleza, ¡ve al Carabassí!

¿Qué es una cala?

¿Qué es una cala?

Entre las características más pintorescas de la Costa Blanca, se encuentran las calas.

Formadas por un proceso de erosión que desgasta las rocas más blandas con mayor rapidez que las rocas más duras que las rodean, el paisaje muestra bahías con forma de concha y de tamaño abarcable, a menudo rodeadas de acantilados bordeados por flora salvaje como pinsapos, sabinas y robles.

Su naturaleza aislada puede hacer que sean un poco más difíciles de alcanzar, pero resultan más gratificantes cuando se encuentran y contrastan notablemente con la larga extensión de arena que viene a la mente de la mayoría de personas cuando piensan en una playa española.

Estas son algunas de las calas favoritas de Sonneil en la Costa Blanca.

La Granadella, Jávea

La Granadella es una impresionante playa de guijarros con forma de herradura situada cerca de Jávea. Rodeada de pinadas y dominada por un castillo que ofrece unas vistas espectaculares de la bahía, su popularidad entre los habitantes de la zona implica que pueda estar bastante concurrida en verano. Pero ello no le resta valor a su belleza ni a la calidad del snorkel que ofrece, que permite explorar los lechos de algas marinas situados junto a la costa.

Cala la Mosca, Orihuela

Con arena blanca y aguas turquesas, nos encontramos en un lugar ideal para disfrutar de un baño fresco y escapar de las masas que se agolpan en otras playas de la Vega Baja. Solo se puede acceder a la cala a pie o en bicicleta, por lo que su acceso resulta un poco difícil. Sin duda alguna, el esfuerzo merece la pena.

Calas del Cabo de Santa Pola

Las calas que marcan el cabo de Santa Pola se encuentran en una zona de protección especial de gran valor paisajístico y ambiental. Esta incluye las calas naturales de l’Aljub, Cuartel y aquellas situadas junto al Bancal de la Arena, cerca del cual puede encontrar un importante centro de investigación marina llamado CIMAR. En ese paraje, las aguas claras y aguamarinas son perfectas para el buceo.

Calas del Cabo de las Huertas, Alicante

El Cabo de las Huertas, situado entre Playa de San Juan y de la Albufereta, se compone de cuatro calas: La Calita, La Cala de la Palmera, La Cala de Cantalar y La Cala de los Judíos. Todas combinan guijarros y arena y atraen a los visitantes que buscan escapar del bullicio de las playas más grandes de Alicante, con su paz y tranquilidad.

Cala del Penyal, Calp

Esta pequeña cala de aguas transparentes se encuentra a la sombra de la impresionante roca del Peñón de Ifach y es excelente para el buceo y la pesca, gracias a su ubicación y su interesante fondo marino. También ofrece maravillosas oportunidades para excursiones náuticas y senderismo.

Cinco lugares en la Costa Blanca con sol garantizado durante todo el año

Cinco lugares en la Costa Blanca con sol garantizado durante todo el año

Cuando se trata de sopesar los beneficios de comprar una vivienda en la Costa Blanca, qué mejor recomendación que la aprobación de la Organización Mundial de la Salud, que en varias ocasiones ha nombrado a la región como uno de los mejores lugares del mundo para vivir gracias a su inmejorable clima.

Por supuesto, todo se reduce al tiempo: con alrededor de 320 días de sol al año y temperaturas generalmente entre 16 y 28 grados centígrados, la Costa Blanca se convierte en la mejor opción para aquellos que quieren comprar una segunda vivienda en un lugar soleado.

A continuación presentamos cinco lugares extraordinarios en la Costa Blanca donde puede esperar encontrar buen clima durante todo el año.

Alicante

Alicante, la capital de la provincia, está situada a lo largo de la Costa Levantina, en la bahía formada entre Cabo de las Huertas y Santa Pola. Con alrededor de 3.000 horas de sol y 97 días de cielo despejado al año, presume de un clima excepcional, con inviernos suaves, veranos calurosos y muy poca lluvia. La temperatura media anual suele ser de 20° C, lo que la convierte en un lugar ideal para adquirir una segunda vivienda.

Lo primero que llama la atención al llegar a la ciudad es la imponente vista que presenta el Castillo de Santa Bárbara. Es el punto más alto del Monte Benacantil y presenta unas vistas a toda la bahía.

La característica más destacada de la ciudad es el paseo de la Explanada de España. Compuesto por seis millones y medio de teselas de color rojo, negro y crema que dibujan un mosaico ondulado que se extiende por 500 metros entre dos filas de palmeras. Se ha convertido en la imagen más emblemática de Alicante. En paralelo con el paseo marítimo, encontramos una de las zonas más concurridas de la ciudad con heladerías abiertas casi todo el año y conciertos en verano. Se conecta con el Parque Canalejas en un extremo con la Playa Postiguet en el otro.

Gracias a su clima privilegiado no es de extrañar que los alicantinos disfruten de sus playas durante todo el año; Además de la playa del Postiguet, hay otras playas fantásticas, como la playa de San Juan, con 3 km de arena blanca, o la playa de la Albufereta, que está llena de turistas y locales durante la temporada de verano.

En la bahía, frente a la ciudad de Alicante, encontramos la preciosa isla de Tabarca. Ubicada a 22 km de la costa, es la isla más grande y la única habitada en la Comunidad Valenciana. Puede disfrutar de un hermoso paseo por esta pintoresca isla y bañarse en sus aguas cristalinas.

Alicante se ha vuelto especialmente popular entre los expatriados jubilados como un lugar para comprar un segundo hogar en la Costa Blanca; actualmente los extranjeros representan alrededor del 23 por ciento de la población mayor de 65 años.

Altea

Altea es uno de los rincones más bellos de la costa levantina. Situada en una colina, sus calles empedradas descienden suavemente hacia el mar, dotadas de torres y miradores desde donde se puede disfrutar de espléndidas vistas panorámicas.

Su ubicación es inmejorable: al sur del Peñón de Ifach, un afloramiento de 332 metros que emerge del mar y que es tan impresionante como el Peñón de Gibraltar, y al norte de Alfaz del Pi en el incomparable entorno del Parque Natural Sierra Helada. Éste es el lugar donde encontramos  calles empedradas y  casas blancas.

Su ambiente mediterráneo puro y su clima primaveral durante la mayor parte del año la han convertido en un lugar muy popular para los expatriados que buscan una segunda vivienda. Su encanto ha atraído a numerosos artistas y escritores como Rafael Alberti o Vicente Blasco Ibáñez, quienes la han convertido en su base. Como tal, Altea es una ciudad con una estética bohemia.

El Pueblo Antiguo («El Fornet»), con sus calles empedradas y casas blancas, adornadas con rejas negras de hierro forjado y geranios de colores, es una de las zonas más hermosas de la ciudad. Además de los miradores, hay numerosas galerías de arte, bares y restaurantes que conservan el ambiente tradicional mediterráneo. La Iglesia de Nuestra Señora de Consuelo también se puede encontrar en el casco antiguo, que con sus dos grandes cúpulas, es sin duda el monumento más destacado y visitado del municipio.

A orillas del mar se encuentra el puerto pesquero. Aquí la tranquilidad de la mañana de los pescadores que atienden sus tareas contrasta con el animado ambiente al atardecer. La playa de La Olla, la más cercana, está llena de pequeñas embarcaciones y un chiringuito eventual. Frente a l’Olla hay una pequeña isla a la que se puede llegar fácilmente en kayak.

Otras playas sería Cap Negret, que está rodeada de rocas volcánicas.

Debido al alto nivel de vida y las construcciones de calidad, Altea atrae a los propietarios de segundas viviendas más exigentes de la Costa Blanca.

Jávea

Según la Organización Mundial de la Salud, Jávea es uno de los lugares más saludables del mundo para vivir. Está protegido de los vientos fuertes en invierno y dispone de un microclima único que se considera uno de los más saludables del mundo. Las temperaturas medias son de 15° C en los meses de diciembre y enero, subiendo a una media de 30° C en agosto, por lo que una propiedad en Jávea no va a acumular ninguna factura de calefacción. ¡También tiene más horas de luz solar registradas que en cualquier otro lugar de España, lo que es excelente para los niveles de vitamina D y para mantenerse alegre!

Sus 25 kilómetros de costa cuentan con la mayor variedad de playas y calas de toda la provincia de Alicante, por lo que es ideal para los deportes acuáticos. Sus playas más destacadas son Playa El Arenal y Playa La Grava, ambas ganadoras de la bandera azul gracias a su calidad. La playa El Arenal es la más popular debido a su arena suave y aguas poco profundas. La Grava es una playa de roca, ubicada entre la desembocadura del río Gorgos y el puerto, que es popular entre las familias con niños. La playa de Montañar, con su roca arenisca y sus hermosos fondos marinos llenos de flora y fauna acuática, es muy popular para el buceo y el snorkel.

Entre las muchas calas que abarca el litoral de Jávea, encontramos La Granadella, situada entre acantilados, que ha sido nombrada varias veces como la mejor cala de España.

Jávea es, por lo general, uno de los complejos más exclusivos de la Costa Blanca, una posición que se refleja en el coste de vida. Una segunda vivienda en las afueras de la ciudad, especialmente en una de las urbanizaciones alrededor del Cabo de la Nao, como Portichol y Balcón del Mar, tendrá un precio superior.

Dénia

Dénia es una ciudad histórica y cultural que se ha mantenido libre de turismo de masas y ha crecido orgánicamente, preservando al mismo tiempo toda su autenticidad. Su espectacular belleza, su animado y alegre ambiente y el carácter cordial y hospitalario de su gente son solo algunas de las razones por las que Dénia ha estado atrayendo a artistas e intelectuales desde principios del siglo XX.

Su ubicación en una bahía protegida por un impresionante macizo montañoso, el «Montgó», desde donde se puede ver la silueta de Ibiza en los días despejados, le da un clima privilegiado con aproximadamente 300 días de sol al año.

En el centro de la bahía se encuentra el puerto con su espléndido aire mediterráneo, adornado con palmeras. A pesar de su importancia como puerto para Mallorca e Ibiza, que están a tan solo 3,5 horas en barco, no ha perdido el encanto de un puerto pesquero tradicional.

Debido al viento que abraza la zona desde el mar, Dénia también es un paraíso para quienes disfrutan de los deportes acuáticos.

Construido en un acantilado y con vistas al puerto desde la época romana, el castillo de Dénia es el símbolo de la ciudad. Una visita obligada para quienes pasan sus vacaciones en la zona.

El castillo es la principal atracción turística y suele albergar eventos culturales y visitas guiadas teatrales. En la parte superior se puede disfrutar de una increíble vista del casco antiguo, la costa y el macizo del Montgó, la montaña más alta de la zona.

Alrededor del castillo, se extiende el casco antiguo con sus estrechas y pintorescas calles moriscas, mientras que en el centro predomina la arquitectura modernista.

Una vez en el área del puerto, puede visitar el barrio de Baix la Mar, el antiguo distrito costero. Ubicado justo debajo del castillo, este barrio está formado por calles estrechas y casas tradicionales de pescadores, con fachadas pintorescas de colores pastel. En la zona más cercana al puerto hay muchos bares y restaurantes donde podrá degustar un excelente pescado fresco.

Las playas de Dénia son, para muchos, el principal atractivo de la región. La ciudad tiene una costa de casi 15 km, dividida en dos secciones diferentes: Las Rotas, caracterizada por calas rocosas y Las Marinas, con sus largas y cómodas playas de arena.

Ambos ofrecen una gran cantidad de actividades: puede bucear o hacer snorkel para descubrir los magníficos fondos marinos de Las Rotas, o practicar deportes acuáticos en el área de Las Marinas, como windsurf, kitesurf, paddle surf y kayak.

El paisaje alrededor de Dénia está dominado por la imponente figura de Montgó, una montaña de 800 metros de altura situada a poca distancia de la costa. Forma parte de un parque natural que alberga 650 especies diferentes de flora y es rica en fauna: águilas, halcones peregrinos, búhos, zorros y jabalíes, por nombrar algunos de los más emblemáticos. El parque cuenta con numerosos senderos que vale la pena explorar en bicicleta o a pie.

Dénia es también la ciudad continental más cercana a las Islas Baleares: a menos de 100 km de Ibiza.

Hay hasta tres viajes diarios a las islas durante la temporada alta y se tarda entre dos y cinco horas en llegar a Ibiza, dependiendo del tipo de ferry. Aquellos que buscan una casa de vacaciones o una segunda vivienda  en un área aún inmersa en el estilo de vida tradicional español no necesitan buscar más allá de Dénia.

Torrevieja

Ubicada al sur de la provincia de Alicante, encontramos Torrevieja, un destino único por los famosos lagos salados de la Laguna de la Mata y el Parque Natural de Torrevieja.

Torrevieja también cuenta con 20 kilómetros de costa mediterránea, donde podrá disfrutar de excelentes playas con aguas tranquilas y paseos interminables. Su playa más larga tiene 2,3 kilómetros de arena fina y es conocida como la Playa de la Mata. Se encuentra cerca del Parque Natural Laguna de la Mata y cerca del Parque del Molino del Agua, este último formado por las dunas de arena que se encuentran detrás de la playa.

 Pero si busca la tranquilidad de una playa casi desierta, Torrevieja ofrece abundantes calas, como Cala Ferri, con aguas cristalinas, rodeadas de palmeras y pequeñas dunas.

Sin embargo, la característica más destacada de la zona son las lagunas rosadas y verdes que constituyen el 52 por ciento del paisaje local.

Las lagunas forman un parque natural protegido visitado por todo tipo de vida silvestre, incluidos los flamencos, pero también acogen a personas de toda Europa que acuden a los baños naturales de barro, que se dice que son muy buenos para la piel, las articulaciones y el bienestar general.

Gracias a los beneficios para la salud de estas dos lagunas, la OMS ha nombrado a Torrevieja como uno de los lugares más saludables del mundo para vivir. No es de extrañar entonces que Torrevieja tenga una de las mayores poblaciones de expatriados en España, con miles de ciudadanos del Reino Unido que la convierten en su primera opción para comprar una segunda vivienda.

Con su excelente clima y factores positivos para la salud, ¿qué le impide comprar esa segunda vivienda en la Costa Blanca?

5 razones para acudir a una feria inmobiliaria

5 razones para acudir a una feria inmobiliaria

Si estás interesado en comprar una vivienda en España, seguro has empezado tu búsqueda a través de Internet. Has visitado portales, páginas web de agencias inmobiliarias, o incluso portales inmobiliarios como Idealista, Fotocasa o Rightmove Overseas. Así que, ¿para qué acudir a una feria inmobiliaria?

A continuación te contamos 5 razones por las que acudir a una feria inmobiliaria puede ayudar a tu búsqueda de vivienda, aunque prefieras buscar online.

(más…)

RSS
Facebook
Facebook
Instagram