+34 965 030 870 hello@sonneil.com
¿Qué impuestos se pagan al comprar una casa en España?

¿Qué impuestos se pagan al comprar una casa en España?

Si buscas tener un inmueble en España, es importante que sepas qué impuestos se pagan al comprar una casa. Aunque la cantidad varía en función del precio de la vivienda, conviene tenerlos en cuenta antes de lanzarse a comprar. 

Porque la buena vida también tiene sus trámites. (Y lugares donde no se pone el sol, también).

¿Qué impuestos se pagan al comprar una casa en España?

No son muchos, prometido. Pero son muy necesarios. Estos son los impuestos que tendrás que pagar al comprar una vivienda en España.

IVA

El Impuesto sobre el Valor Añadido -IVA- es un impuesto indirecto que grava el consumo.

En 2020, el tipo impositivo asciende al 10% del precio de compra de la vivienda o al 21% para inmuebles comerciales y parcelas de terreno. También es del 21% si se excede un número de inmuebles y no se compran en lotes. Por ejemplo, si compras una vivienda con dos garajes y un trastero, pagarás el 10% del precio global. Pero, si a ese lote añades un garaje o trastero más, ese inmueble tributará al 21%.

Se trata de un impuesto nacional, por lo que es el mismo en todas las regiones, con excepción de las Islas Canarias, donde está al 6,5%.

Si se paga un depósito antes de que se cierre la venta, estará también sujeto al IVA que se aplique en el momento del pago.

Impuesto de Actos Jurídicos Documentados

Este impuesto solo se produce si existe una hipoteca bancaria para la compra del inmueble. Grava la firma ante notario y la inscripción de la vivienda en el Registro de la Propiedad.

Buenas noticias: desde 2018, es el banco que concede la hipoteca el que debe hacer frente a este impuesto. El tipo impositivo varía en función de la comunidad autónoma. En la Comunidad Valenciana, por ejemplo, es del 2% del precio de la vivienda.

Impuesto sobre Bienes Inmuebles

El que algo quiere, ¡algo le cuesta! Este impuesto se hará efectivo una vez seas propietario de la vivienda.

El impuesto a la propiedad de bienes inmuebles es un impuesto local que grava la posesión de un inmueble, seas o no residente en España. El tipo impositivo varía según la región donde se aplique, y se calcula en función del valor catastral. El valor catastral es el valor administrativo que se le da al inmueble, basado en el valor del suelo y de la construcción. Otra buena noticia: el valor catastral suele ser inferior al precio de la vivienda.

¿Quieres saber más? Consulta nuestro post sobre el IBI aquí.

Impuesto sobre la Renta de No Residentes. Modelo 210.

A la hora de saber qué impuestos se pagan al comprar una casa en España, los no residentes deben tener en cuenta el Impuesto sobre la Renta de No Residentes. Este impuesto, el modelo 210, varía en función de si la vivienda se alquila o no.

  • Si piensas alquilar la vivienda y, por tanto, recibir un ingreso, debes declararlo y pagar impuestos por esta ganancia a través del modelo 210. El impuesto varía según las circunstancias. En muchos casos, se paga simplemente una tasa del 25% de los ingresos procedentes del alquiler de la propiedad.
  • Si no la vas a alquilar, el impuesto se paga según el valor de la propiedad (un 25% del 2% del valor catastral). 

Si eres extranjero pero residente en España, pagarás este impuesto en función de las ganancias obtenidas durante el año.

Impuesto sobre el Patrimonio

Tanto si eres residente como no residente, si tienes una vivienda en España debes presentar el Impuesto sobre el Patrimonio. Lo presentarás siempre que se cumpla lo siguiente:

  • El valor del inmueble supera los 700.000 euros y el resultado sale a pagar.
  • El valor del inmueble supera los 2.000.000 euros, aunque el resultado sea negativo.

Si se trata de vivienda habitual, solo se presenta en caso de que supere los 300.000 euros.

¡Atención!: El IP cambia según la Comunidad Autónoma. Por ejemplo, en la Comunidad Valenciana, el mínimo exento es 600.000 euros. Consulta la legislación correspondiente a cada caso.

Venga, ¡ya queda menos!

(Por cierto, si quieres informarte sobre otros aspectos a considerar al comprar vivienda en España, haz click aquí).

Gastos al comprar una vivienda en España

Además de qué impuestos se pagan al comprar una casa en España, también es bueno tener en cuenta los gastos adicionales que pueden surgir.

Registro de la Propiedad

Una vez que el notario ha firmado las escrituras, es recomendable inscribir la compraventa en el Registro de la Propiedad. El coste de este trámite también depende del precio del inmueble. Suele oscilar entre los 400 y los 650 euros.

En caso de que exista hipoteca, es el banco que la concede quien se hace cargo del pago.

Gastos de notaría

Déjaselo a los expertos.

A la hora de redactar y firmar la escritura de compraventa, la labor del notario es esencial para asegurarnos de que lo hacemos bien. Algunas de sus tareas son las de confirmar las carga de la vivienda (si las tuviera), el reparto de los gastos de compraventa, dar fe de la veracidad del documento…

Los precios se calculan en función del precio de la vivienda y la complejidad de la escritura, la extensión, el número de copias, etc. En caso de que exista hipoteca, es el banco que la concede quien se hace cargo del pago.

Costes bancarios

Al transferir dinero desde el extranjero a España, pueden surgir costes de transacción, sobre todo si utilizas una divisa diferente al euro. La ayuda de un especialista en cambio de divisas puede reducir estos costes.

Atención: el banco también cobra por la emisión del giro bancario para pagar el inmueble. ¡Asegúrate de los costes!

Servicios legales

Que no te asuste la letra pequeña. Cuenta con los servicios de un abogado especializado en este tipo de contratos. Podrá representarte ante el notario, realizar trámites en tu nombre en instituciones públicas, gestionar la solicitud del NIE, etc.

Contrata sus servicios antes de firmar ningún tipo de documento o pagar depósitos. Son profesionales independientes, por lo que sus tarifas no están reguladas y suelen variar.

Gastos de hipoteca

Cuando se solicita un préstamo en una entidad bancaria, es probable que te apliquen una comisión de apertura. Es, básicamente, lo que tienes que pagar al banco por solicitar la hipoteca. Esta cantidad se deduce del dinero que se te presta y suele ser de entre el 0,25% y el 3,00%. Es importante que sepas que no todos los bancos aplican esta comisión. Y, si la aplican, puedes negociar el porcentaje.

Además de la comisión de apertura, no debemos olvidar el seguro de vida y el seguro de la vivienda, que se deducirán del importe de la hipoteca. Ten en cuenta que tendrás que pagar una tasación de la propiedad. En función de la entidad que tase la vivienda y la valoración de la misma, este trámite suele costar entre 250 y 800 euros. La tasación estará vigente hasta los 6 meses posteriores a la fecha de emisión.

¡Bien! Ya sabes qué impuestos se pagan al comprar una casa en España.
Si quieres más información sobre trámites e impuestos a la hora de comprar vivienda en España, aquí puedes consultar más posts.

Que no te agobien estos trámites. Con la ayuda de profesionales, los llevarás a cabo en un pispás. Vivir frente al Mediterráneo bien merece un esfuerzo. En Sonneil, te ayudamos.

¡Ah! Y no todo es papeleo. Mira cuánto te ofrece la buena vida en España.

Impuesto sobre Bienes Inmuebles en España

Impuesto sobre Bienes Inmuebles en España

Impuestos. Son ineludibles. Y cuando se refieren a la propiedad, ya sea residencial o de cualquier otro tipo que se encuentre sujeta a estos, el sistema tributario español no es más o menos complicado que cualquier otro. Le rogamos que tenga en cuenta que la información ofrecida a continuación es una mera orientación, de modo que, para conocer más detalles, deberá consultar con un abogado especializado en materia tributaria o con un gestor cualificado.

Existen dos tipos de impuestos sobre activos en España:

  • Un impuesto sobre el patrimonio (Impuesto Extraordinario sobre el Patrimonio), que abarca todos sus bienes, incluyendo la vivienda residencial, pero también los activos comerciales, los saldos bancarios, los títulos de renta fija y las participaciones sociales, entre otros activos.
  • Un impuesto sobre la propiedad (Impuesto sobre Bienes Inmuebles o IBI), que se refiere específicamente a los bienes inmuebles. El IBI es un impuesto municipal anual sobre bienes inmuebles que debe pagar la persona titular de la propiedad a fecha del 1 de enero del año en curso. Se calcula en base al valor catastral de la propiedad, que viene determinado por las dimensiones, condiciones y precio de compra, entre otros factores.

Impuesto calculado sobre bienes inmuebles residenciales (no arrendados)

Se aplica un impuesto sobre la renta de no residentes a todos los bienes inmuebles destinados a un uso residencial, por ejemplo, una segunda vivienda en España que no se arrienda cuando no se utiliza. Se calcula aplicando un gravamen (19 % para residentes en la Unión Europea, Islandia y Noruega, 24 % para residentes en otros países) sobre un arrendamiento teórico del 1,1 % o 2 % del valor catastral o imponible de la propiedad.

Impuesto sobre ingresos por arrendamiento

Los ingresos por el arrendamiento de bienes inmuebles mantenidos en España por parte de no residentes están sujetos a impuestos que también varían dependiendo del país de residencia del propietario. Para residentes en la Unión Europea, Islandia y Noruega, la tasa impositiva es del 19 % y se aplica a los ingresos netos por arrendamiento.

El impuesto de plusvalía

En España, existen dos tipos de impuestos de plusvalía tras la venta de una propiedad:

  • El impuesto sobre la diferencia entre el precio de venta y el precio de compra más los gastos e impuestos correspondientes a la compra de la propiedad.
  • El impuesto de plusvalía municipal, fijado por el ayuntamiento según el valor catastral del inmueble y el número de años que el vendedor lo ha tenido en propiedad.

Presentación de declaraciones de la renta

La obligación de presentar una declaración de la renta dependerá de que el contribuyente sea residente en España a efectos fiscales. En tal caso, deberá presentar una declaración de la renta si sus activos netos superan los 102 172 € o si sus activos brutos superan los 601 012 €. Las comunidades autónomas, como la Comunidad Valenciana, a la que pertenece la Costa Blanca, tienen el derecho de fijar sus propias cuantías mínimas.

Incluso en el caso de que el contribuyente tenga su residencia fiscal en el extranjero, deberá presentar una declaración de la renta de la propiedad, aunque solo en relación con los activos que posee en España.

¿Cómo matricular su coche en España?

¿Cómo matricular su coche en España?

Después de la compra de una casa, la inversión más importante que la mayoría de personas lleva a cabo es la compra de un coche. Para muchos extranjeros que viven en España, dicha inversión va acompañada de los trámites y gastos añadidos que supone el traslado de un coche a España desde su país de origen. A continuación, la guía de Sonneil le orientará en el proceso de matriculación de su coche en España.

Pasos para matricular su coche en España

Si es residente en España, deberá matricular su coche en España, en un plazo de 30 días. Si no es residente en España, podrá circular en su coche por el territorio español, durante un máximo de seis meses, pasados los cuales deberá estar matriculado.

Para matricular su coche, deberá dirigirse a la Jefatura de Tráfico, cuyas oficinas varían según la población, y presentar:

  • El impreso de solicitud reglamentario, disponible en la Jefatura de Tráfico.
  • Su NIE y comprobante de domicilio.
  • Original y fotocopia del justificante de pago del impuesto municipal sobre vehículos (impuesto municipal sobre vehículos de tracción mecánica/IVTM) y del impuesto de matriculación (impuesto especial sobre determinados medios de transporte), ambos disponibles en la Jefatura de Tráfico.
  • Justificante de pago del IVA en el país de origen.
  • Factura de compra del vehículo.
  • Certificado de conformidad proporcionado por el fabricante.

También podrían exigir la traducción al español de los documentos del vehículo.

Las oficinas españolas de matriculación de vehículos también solicitan pruebas que demuestren que el coche no es objeto de denuncia por robo.

Inspección ITV

El proceso de inspección técnica de vehículos en España se conoce como ITV (Inspección Técnica de Vehículos) y es obligatorio. La primera inspección de una motocicleta o coche nuevos deberá realizarse cuatro años después de su matriculación. A partir de entonces, se realizará cada 2 años hasta que el vehículo cumpla diez, momento en el que las inspecciones se llevarán a cabo cada año.

Una vez superada la ITV y como prueba que acredita la inspección, colocarán una pegatina en el parabrisas, indicando la fecha en la que se efectuó. Es importante señalar que no existe ningún periodo de margen en lo que se refiere al cumplimiento con la ITV. Si supera la fecha límite de vigencia, aunque solo sea por unos días, corre el riesgo de ser sancionado.

Dar de baja un coche

Para dar de baja un vehículo, deberá rellenar los impresos correspondientes en la Jefatura Provincial de Tráfico de Alicante.

En caso de robo, deberá presentar denuncia ante la Policía Nacional o la Guardia Civil, que emitirá un documento (justificante) que acredite que ha denunciado el robo del vehículo y que deberá presentar en la Jefatura Provincial de Tráfico para dar de baja el coche.

Divorciarse en España siendo expatriado

Divorciarse en España siendo expatriado

Conseguir un divorcio en España no tiene por qué ser difícil, siempre que ambas partes puedan ponerse de acuerdo sobre los asuntos más importantes de la custodia de los hijos y reparto de bienes. Las condiciones bajo las cuales un ciudadano no español puede obtener el divorcio en España es que este o su cónyuge sean residentes en España, que su cónyuge sea español o que los niños vivan en España.

Los cónyuges pueden divorciarse de mutuo acuerdo cuando hayan estado casados durante, al menos, tres meses completos. Antes de solicitar el divorcio, no es necesario que la pareja haya estado legalmente separada por ningún periodo de tiempo. En determinados casos, una parte puede solicitar el divorcio sin esperar el periodo de tres meses.

En lo que respecta a los niños más pequeños, la custodia generalmente se otorga a la madre. Sin embargo, la custodia compartida se está convirtiendo en un resultado más común en los procedimientos de divorcio en España. Los tribunales españoles generalmente otorgan la pensión alimenticia solo cuando uno de los cónyuges está claramente en desventaja económica como resultado del divorcio.

Tipos de divorcios en España

Divorcio sin disputa

La demanda de divorcio de mutuo acuerdo puede presentarse ante el «Letrado de la Administración de Justicia», un notario público o el Tribunal de Primera Instancia. Como parte de la demanda, las partes deberán presentar un acuerdo contractual que aborde lo siguiente:

Disposiciones de convivencia y custodia de cualquier niño, incluidos los derechos de visita del padre sin custodia.

Cualquier asignación de compensación o pensión alimenticia, en su caso, a cargo de un cónyuge a otro.

Uso de la vivienda familiar.

La manera según la cual los cónyuges continuarán contribuyendo a los gastos familiares, si procediera.

Un divorcio sin disputa puede resolverse con bastante rapidez. Sin embargo, en los casos en los que uno de los cónyuges no quiera divorciarse o si ambos quisieran pero no estuvieran de acuerdo con el resultado, el divorcio será contencioso.

Divorcio disputado

En este caso, la demanda de divorcio la presentará solo uno de los cónyuges. Este puede requerir una negociación entre abogados y solicitar pruebas de terceros. Un divorcio disputado puede tardar desde unos pocos meses hasta más de un año en completarse. Ambas partes deberán asistir a una audiencia ante el tribunal.

Cualquiera que sea la forma en la que los cónyuges elijan solicitar el divorcio (judicial o notarial), estos deberán contar con la asistencia de un abogado en ejercicio Y, en el caso de procedimientos legales, deberán estar representados por un letrado.

Además del divorcio, la ley española también reconoce un procedimiento de separación. En un juicio de separación, el matrimonio no se disuelve definitivamente. Esto significa que los cónyuges podrán vivir juntos nuevamente en un matrimonio, en cualquier momento. En una separación, se deberán presentar todos los asuntos posteriores, como el cuidado de los menores y el uso de la vivienda familiar. Si no se presentara dicho acuerdo, el tribunal determinará independientemente las medidas que considere apropiadas.

Tenga en cuenta que estas son solo pautas generales y no declaraciones definitivas de la ley. Todas las preguntas sobre las demandas legales correspondientes a casos individuales deberán remitirse a un letrado español.

Votar y presentarse para un cargo en España

Votar y presentarse para un cargo en España

Un hecho poco conocido entre los expatriados que viven en España es que si eres residente a tiempo completo en el país, tienes derecho a votar en las elecciones locales y europeas. Un hecho aún menos conocido es que en realidad puedes presentarte como candidato en las elecciones locales e incluso postularte para alcalde. Todos los ciudadanos de la UE tienen «derecho a votar y postularse como candidatos en las elecciones municipales y al Parlamento Europeo, independientemente de si son ciudadanos del país de la UE en el que residan», confirma la Comisión Europea en su sitio Web.

Sin embargo, solo alrededor del 54 por ciento de los ciudadanos de la UE conocen esta disposición, según una encuesta de 2016.

Si desea participar en la política local en España, lo primero que debe hacer es registrarse en el censo municipal (empadronamiento) en el ayuntamiento. Esto le permitirá registrarse en las listas electorales españolas y votar en las elecciones municipales y europeas.

Votar en España

Puede votar y presentarse como candidato en las elecciones municipales, bajo las siguientes condiciones: 

  • Que sea ciudadano de un Estado miembro de la Unión Europea 
  • Que esté registrado en el censo municipal en España y domiciliado en el municipio donde desee votar.
  • Que tenga, al menos, 18 años.

Deberá proporcionar al ayuntamiento una declaración por escrito que indique su nacionalidad, su dirección en su país de origen y su derecho a votar allí. Excepto en casos especiales, para poder votar, deberá registrarse antes de que finalice el año anterior a la encuesta.

¡Y eso es todo!

Conviene subrayar que registrarse para votar en España no significa tener que renunciar a su derecho a votar en su país de origen. Algunos Estados miembro le permiten emitir su voto en el extranjero, mientras que otros, como Irlanda, requieren que regrese a casa para votar en persona. 

Presentarse a las elecciones

De acuerdo con el sitio Web de la UE “Los ciudadanos de otro país de la UE deberán ser residentes en el país de la UE donde deseen presentarse como candidatos y cumplir con las mismas condiciones establecidas para el resto de los ciudadanos». Sin embargo, el sitio Web añade que «Ninguna persona podrá presentarse como candidato en más de un Estado miembro de la UE, en las mismas elecciones».

En las elecciones municipales, España registró el mayor número de candidatos no originarios del país, en concreto, 1913 en las encuestas anteriores a 2018. A diferencia de muchos otros Estados miembro de la UE, en España, los ciudadanos de otros países de la UE pueden incluso presentarse para cargos superiores como el de alcalde.

Los requisitos para presentarse como candidato son exactamente los mismos que aquellos requeridos para votar. Asimismo, también deberá registrar su candidatura ante las autoridades pertinentes.

Casarse en España siendo expatriado

Casarse en España siendo expatriado

Un intercambio de votos entre una pareja que se ama ya sea en una ceremonia civil o religiosa, siempre es una ocasión inolvidable. Lo que los invitados que se reúnen ese día no saben es la gran cantidad de planificación que este evento conlleva. Si bien la planificación y la preparación son parte de cada boda, esto es especialmente cierto para los expatriados que deseen casarse en España, debido a la necesidad de proporcionar ciertos documentos de su país de origen, además de los procedimientos administrativos habituales que deben ser completados con las autoridades locales, antes del gran día.

Para ayudarle a que todo tenga sentido, Sonneil ha compilado esta guía para casarse en España como expatriados.

¿Cómo casarse en España siendo un expatriado?

En primer lugar, tenga en cuenta que uno de los dos futuros cónyuges debe ser residente en España, estar registrado en el municipio más cercano al lugar de residencia de la pareja, y que ambos deben tener, al menos, 18 años. En el caso de un matrimonio entre un ciudadano de dentro y de fuera de la UE, se realiza previamente un control especial para verificar que se trate de un matrimonio genuino y que no se utilice para obtener un permiso de residencia.

El matrimonio entre personas del mismo sexo está permitido en España desde 2005. Las parejas del mismo sexo disfrutan de los mismos derechos matrimoniales, legales, de herencia y adopción que las parejas heterosexuales.

Boda civil

El primer paso es contactar con el Registro Civil más cercano a su lugar de residencia en España. Le proporcionarán el documento requerido (licencia de matrimonio) para obtener una fecha de boda. Con este fin, deberá presentar:

  • Su NIE, pasaporte o documento de identidad, así como fotocopias;
  • Su certificado de nacimiento. Tenga en cuenta que los ciudadanos no pertenecientes a la UE legalizar el documento en su consulado y ministerio de Asuntos Exteriores;
  • Un certificado de empadronamiento que indique su lugar de residencia, durante los últimos dos años o desde que llegó a España (puede obtenerlo en el municipio más cercano). Al menos, uno de los dos contrayentes debe haber residido en España en los 2 años anteriores;
  • Una declaración jurada de estado civil;
  • En el caso de un divorciado, copias de los documentos de matrimonio y divorcio;
  • En el caso de un viudo, una copia del certificado de matrimonio y defunción;
  • Un formulario de solicitud de matrimonio civil, completado y firmado.

Estos documentos deberán ser apostillados en su país de origen y traducidos al español por un traductor jurado.

La licencia de matrimonio solo será válida durante seis meses, lo que significa que deberá presentarla en el ayuntamiento, dentro de este plazo. 

Boda por la iglesia

Si desea una boda por la iglesia, comuníquese con la parroquia local con, al menos, 3 meses de anticipación. Acompañando su licencia de matrimonio, también deberá proporcionar certificados de bautismo emitidos al menos seis meses antes de la fecha de la boda. 

Como regla general, el matrimonio en el tribunal de distrito o en el ayuntamiento es gratuito. Si prefiere casarse en una iglesia, se aporta normalmente una donación de alrededor de 300 euros. Los matrimonios por la iglesia no requieren procedimientos legales, pero aun así necesitará un certificado de bautismo emitido, al menos, seis meses antes de la boda.

Una vez que haya celebrado su matrimonio, deberá inscribirlo en el registro civil que le facilitará un libro de registro familiar llamado Libro de Familia. 

Con todo esto, todo lo que queda es vivir felices para siempre… pero por si la cosa sale mal, tenemos un artículo de como divorciarse siendo expatriado en España.