+34 965 030 870 hello@sonneil.com
Divorciarse en España siendo expatriado

Divorciarse en España siendo expatriado

Conseguir un divorcio en España no tiene por qué ser difícil, siempre que ambas partes puedan ponerse de acuerdo sobre los asuntos más importantes de la custodia de los hijos y reparto de bienes. Las condiciones bajo las cuales un ciudadano no español puede obtener el divorcio en España es que este o su cónyuge sean residentes en España, que su cónyuge sea español o que los niños vivan en España.

Los cónyuges pueden divorciarse de mutuo acuerdo cuando hayan estado casados durante, al menos, tres meses completos. Antes de solicitar el divorcio, no es necesario que la pareja haya estado legalmente separada por ningún periodo de tiempo. En determinados casos, una parte puede solicitar el divorcio sin esperar el periodo de tres meses.

En lo que respecta a los niños más pequeños, la custodia generalmente se otorga a la madre. Sin embargo, la custodia compartida se está convirtiendo en un resultado más común en los procedimientos de divorcio en España. Los tribunales españoles generalmente otorgan la pensión alimenticia solo cuando uno de los cónyuges está claramente en desventaja económica como resultado del divorcio.

Tipos de divorcios en España

Divorcio sin disputa: la demanda de divorcio de mutuo acuerdo puede presentarse ante el «Letrado de la Administración de Justicia», un notario público o el Tribunal de Primera Instancia. Como parte de la demanda, las partes deberán presentar un acuerdo contractual que aborde lo siguiente:

Disposiciones de convivencia y custodia de cualquier niño, incluidos los derechos de visita del padre sin custodia.

Cualquier asignación de compensación o pensión alimenticia, en su caso, a cargo de un cónyuge a otro.

Uso de la vivienda familiar.

La manera según la cual los cónyuges continuarán contribuyendo a los gastos familiares, si procediera.

Un divorcio sin disputa puede resolverse con bastante rapidez. Sin embargo, en los casos en los que uno de los cónyuges no quiera divorciarse o si ambos quisieran pero no estuvieran de acuerdo con el resultado, el divorcio será contencioso.

Divorcio disputado: en este caso, la demanda de divorcio la presentará solo uno de los cónyuges. Este puede requerir una negociación entre abogados y solicitar pruebas de terceros. Un divorcio disputado puede tardar desde unos pocos meses hasta más de un año en completarse. Ambas partes deberán asistir a una audiencia ante el tribunal.

Cualquiera que sea la forma en la que los cónyuges elijan solicitar el divorcio (judicial o notarial), estos deberán contar con la asistencia de un abogado en ejercicio Y, en el caso de procedimientos legales, deberán estar representados por un letrado.

Además del divorcio, la ley española también reconoce un procedimiento de separación. En un juicio de separación, el matrimonio no se disuelve definitivamente. Esto significa que los cónyuges podrán vivir juntos nuevamente en un matrimonio, en cualquier momento. En una separación, se deberán presentar todos los asuntos posteriores, como el cuidado de los menores y el uso de la vivienda familiar. Si no se presentara dicho acuerdo, el tribunal determinará independientemente las medidas que considere apropiadas.

Tenga en cuenta que estas son solo pautas generales y no declaraciones definitivas de la ley. Todas las preguntas sobre las demandas legales correspondientes a casos individuales deberán remitirse a un letrado español.

Votar y presentarse para un cargo en España

Votar y presentarse para un cargo en España

Un hecho poco conocido entre los expatriados que viven en España es que si eres residente a tiempo completo en el país, tienes derecho a votar en las elecciones locales y europeas. Un hecho aún menos conocido es que en realidad puedes presentarte como candidato en las elecciones locales e incluso postularte para alcalde. Todos los ciudadanos de la UE tienen «derecho a votar y postularse como candidatos en las elecciones municipales y al Parlamento Europeo, independientemente de si son ciudadanos del país de la UE en el que residan», confirma la Comisión Europea en su sitio Web.

Sin embargo, solo alrededor del 54 por ciento de los ciudadanos de la UE conocen esta disposición, según una encuesta de 2016.

Si desea participar en la política local en España, lo primero que debe hacer es registrarse en el censo municipal (empadronamiento) en el ayuntamiento. Esto le permitirá registrarse en las listas electorales españolas y votar en las elecciones municipales y europeas.

Votar en España

Puede votar y presentarse como candidato en las elecciones municipales, bajo las siguientes condiciones: 

Que sea ciudadano de un Estado miembro de la Unión Europea 

Que esté registrado en el censo municipal en España y domiciliado en el municipio donde desee votar.

Que tenga, al menos, 18 años.

Deberá proporcionar al ayuntamiento una declaración por escrito que indique su nacionalidad, su dirección en su país de origen y su derecho a votar allí. Excepto en casos especiales, para poder votar, deberá registrarse antes de que finalice el año anterior a la encuesta.

¡Y eso es todo!

Conviene subrayar que registrarse para votar en España no significa tener que renunciar a su derecho a votar en su país de origen. Algunos Estados miembro le permiten emitir su voto en el extranjero, mientras que otros, como Irlanda, requieren que regrese a casa para votar en persona. 

Presentarse a las elecciones

De acuerdo con el sitio Web de la UE “Los ciudadanos de otro país de la UE deberán ser residentes en el país de la UE donde deseen presentarse como candidatos y cumplir con las mismas condiciones establecidas para el resto de los ciudadanos». Sin embargo, el sitio Web añade que «Ninguna persona podrá presentarse como candidato en más de un Estado miembro de la UE, en las mismas elecciones».

En las elecciones municipales, España registró el mayor número de candidatos no originarios del país, en concreto, 1913 en las encuestas anteriores a 2018. A diferencia de muchos otros Estados miembro de la UE, en España, los ciudadanos de otros países de la UE pueden incluso presentarse para cargos superiores como el de alcalde.

Los requisitos para presentarse como candidato son exactamente los mismos que aquellos requeridos para votar. Asimismo, también deberá registrar su candidatura ante las autoridades pertinentes.

Casarse en España siendo expatriado

Casarse en España siendo expatriado

Un intercambio de votos entre una pareja que se ama ya sea en una ceremonia civil o religiosa, siempre es una ocasión inolvidable. Lo que los invitados que se reúnen ese día no saben es la gran cantidad de planificación que este evento conlleva. Si bien la planificación y la preparación son parte de cada boda, esto es especialmente cierto para los expatriados que deseen casarse en España, debido a la necesidad de proporcionar ciertos documentos de su país de origen, además de los procedimientos administrativos habituales que deben ser completados con las autoridades locales, antes del gran día.

Para ayudarle a que todo tenga sentido, Sonneil ha compilado esta guía para casarse en España como expatriados.

En primer lugar, tenga en cuenta que uno de los dos futuros cónyuges debe ser residente en España, estar registrado en el municipio más cercano al lugar de residencia de la pareja, y que ambos deben tener, al menos, 18 años. En el caso de un matrimonio entre un ciudadano de dentro y de fuera de la UE, se realiza previamente un control especial para verificar que se trate de un matrimonio genuino y que no se utilice para obtener un permiso de residencia.

El matrimonio entre personas del mismo sexo está permitido en España desde 2005. Las parejas del mismo sexo disfrutan de los mismos derechos matrimoniales, legales, de herencia y adopción que las parejas heterosexuales.

Boda civil

El primer paso es contactar con el Registro Civil más cercano a su lugar de residencia en España. Le proporcionarán el documento requerido (licencia de matrimonio) para obtener una fecha de boda. Con este fin, deberá presentar:

  • Su NIE, pasaporte o documento de identidad, así como fotocopias;
  • Su certificado de nacimiento. Tenga en cuenta que los ciudadanos no pertenecientes a la UE legalizar el documento en su consulado y ministerio de Asuntos Exteriores;
  • Un certificado de empadronamiento que indique su lugar de residencia, durante los últimos dos años o desde que llegó a España (puede obtenerlo en el municipio más cercano). Al menos, uno de los dos contrayentes debe haber residido en España en los 2 años anteriores;
  • Una declaración jurada de estado civil;
  • En el caso de un divorciado, copias de los documentos de matrimonio y divorcio;
  • En el caso de un viudo, una copia del certificado de matrimonio y defunción;
  • Un formulario de solicitud de matrimonio civil, completado y firmado.

Estos documentos deberán ser apostillados en su país de origen y traducidos al español por un traductor jurado.

La licencia de matrimonio solo será válida durante seis meses, lo que significa que deberá presentarla en el ayuntamiento, dentro de este plazo. 

Boda por la iglesia

Si desea una boda por la iglesia, comuníquese con la parroquia local con, al menos, 3 meses de anticipación. Acompañando su licencia de matrimonio, también deberá proporcionar certificados de bautismo emitidos al menos seis meses antes de la fecha de la boda. 

Como regla general, el matrimonio en el tribunal de distrito o en el ayuntamiento es gratuito. Si prefiere casarse en una iglesia, se aporta normalmente una donación de alrededor de 300 euros. Los matrimonios por la iglesia no requieren procedimientos legales, pero aun así necesitará un certificado de bautismo emitido, al menos, seis meses antes de la boda.

Una vez que haya celebrado su matrimonio, deberá inscribirlo en el registro civil que le facilitará un libro de registro familiar llamado Libro de Familia. 

Con todo esto, todo lo que queda es vivir felices para siempre.

Retirarse en España

Retirarse en España

Existe una razón por la que unos 70 000 pensionistas británicos han optado por jubilarse en España. Por un lado, están los increíbles campos de golf, complementados por la comida y el clima, que han sido reconocidos por la Organización Mundial de la Salud como los mejores del mundo en términos de ofrecer un estilo de vida saludable. Por no mencionar que el coste de vida en España es entre un 30 y un 40 por ciento más bajo que en el Reino Unido, lo que significa que su pensión mensual dará mucho más de sí en España que en el Reino Unido.

Además de todo esto, está el hecho de que la pertenencia común a la UE hizo que fuera casi tan fácil jubilarse en España como en el Reino Unido. Obviamente, todo esto va a cambiar con la salida del Reino Unido de la Unión Europea. Sin embargo, el gobierno español ha atendido las preocupaciones de la comunidad de expatriados británicos en España. Para este fin, el gobierno de España anunció en marzo que los británicos residentes en España podrán solicitar un «carné de identidad para extranjeros», antes del 31 de diciembre de 2020, para probar su residencia legal. Una vez obtenido este carné, los expatriados deberían encontrar que su acceso a servicios como la asistencia sanitaria y la Seguridad Social no ha cambiado en gran medida, independientemente de si el Reino Unido abandona la UE con o sin un acuerdo.

Entonces, a pesar del Brexit, ¿qué trámites administrativos deben seguirse para jubilarse en España?

Primero, necesita un permiso de residencia. Para conseguirlo, tiene que registrarse en su Oficina de Extranjeros local, que le expedirá el permiso. Una vez que lo tenga, puede inscribirse en el padrón del ayuntamiento de su localidad, lo que supone una serie de ventajas, entre las que se incluyen el derecho al voto y el acceso gratuito o descuentos a servicios como centros deportivos y bibliotecas.

Pensión

Los jubilados que viven en España y reciben una pensión estatal del Reino Unido pueden optar por que su pensión mensual se ingrese en una cuenta bancaria del Reino Unido o de España. Para la segunda opción, necesitará el número de cuenta bancaria internacional (IBAN) y el código de identificación bancaria (BIC) de su cuenta española.

Si tiene un plan de pensiones privado o laboral, es aconsejable hablar con un asesor financiero antes de dejar el Reino Unido. Este analizará los diversos fondos de pensiones e inversiones disponibles para usted, así como las opciones más eficientes, desde el punto de vista fiscal, para estructurar sus activos y ahorros.

Podrá jubilarse con un sueldo modesto en España. Para ello, deberá contar con, al menos, un gasto de 17 000 € al año, pero para jubilarse cómodamente sería bueno contar con alrededor de 25 000 € al año. Si está dispuesto a recortar en gastos y a vivir barato, con tan solo 15 000 € al año bastará.

Atención sanitaria

La cobertura de emergencia sanitaria en España es accesible para cualquier persona, tanto si es ciudadano de la UE como si no lo es. Si vive en España y recibe una pensión estatal del Reino Unido o una prestación por incapacidad de larga duración, es posible que tenga derecho a la asistencia sanitaria estatal costeada por el Reino Unido. Para ello, necesitará un formulario S1, que debe obtenerse en el Reino Unido y que certifica que tiene la edad de jubilación necesaria y que ha pagado todos los impuestos de la Seguridad Social necesarios para ello en el Reino Unido. En ese caso, tendrá derecho a las mismas prestaciones y coberturas sanitarias que un ciudadano español.

Obteniendo tu permiso de conducir español

Obteniendo tu permiso de conducir español

Hay una serie de diferencias significativas respecto a la conducción en España, empezando por todo el proceso de obtención del permiso. Así que, en este artículo, Sonneil le explicará cómo obtener el permiso de conducir, desde el punto de vista de un nuevo conductor.

Para obtener el permiso de conducir en España, hay que tener, al menos, 17 años y 9 meses, pero no se puede conducir hasta los 18 años y un día de edad. Una vez que tenga su permiso, este será válido en cualquier Estado miembro de la UE.

¿Cuáles son los trámites para obtener el permiso de conducir español?

Bueno, todo comienza con la obtención de su NIE, o número de identidad para extranjeros. Para ello, deberá descargar el formulario EX-15, de la página web del Ministerio de Asuntos Exteriores de España, rellenarlo y presentarlo en la Oficina de Extranjería junto con su documento de identidad o pasaporte y la prueba de su actividad económica en España.

Después de pagar una tasa de unos 10 €, recibirá su NIE.

También, puede acudir a la embajada de España en su país para obtener un NIE con una validez de tres meses. Después, necesitará conseguir un certificado de empadronamiento que registra su nombre en el censo del ayuntamiento local. Esto requerirá una prueba de su identidad y de su domicilio.

Una vez en posesión de estos documentos, llévelos a su Dirección General de Tráfico más cercana u oficina local de la DGT. También tendrá que presentar 2 fotos a color y de tamaño pasaporte para obtener su permiso de conducir y un certificado médico (psicotécnico) para demostrar que está mental y físicamente capacitado para conducir.

Ahora está listo para comenzar sus clases.

No existe una cantidad mínima de horas de clase obligatorias antes de que pueda hacer el examen. Sin embargo, a diferencia del Reino Unido, no existen licencias o permisos provisionales en España, así que, antes de que apruebe el examen, la única persona con la que podrá conducir es un instructor/profesor de autoescuela con licencia. El precio medio de una hora de clase es de unos 25 €. Además de esto, tendrá que pagar por sus clases teóricas. Estas pueden costar entre 30 y 35 € al mes o pagar por una cuota única de unos 300 €.

El examen

El primer examen cubre la parte teórica, que consiste en 30 preguntas que deben contestarse en 30 minutos, permitiendo un máximo de tres errores. El examen se realiza por ordenador y en este se le permitirá elegir el idioma en el cual desea hacer el examen. Tenga en cuenta que la preparación para el examen teórico en España es bastante exigente y, para ello, se deberá estudiar un extenso manual que contiene 629 reglas, incluyendo largos capítulos sobre primeros auxilios y mantenimiento de vehículos. Todo lo cual deberá ser aprendido.

La segunda prueba es el examen práctico que dura 25 minutos y se realiza en español. Consiste en preguntas sobre el vehículo, 5 minutos de conducción hacia un destino que le dirán en el momento de realizar el examen y 20 minutos de conducción siguiendo las instrucciones del instructor. Si no se supera el examen práctico, este deberá repetirse y, para ello, deberá esperar, al menos, 12 días.

Coste

En el proceso de obtención del permiso de conducir y de las diferentes fórmulas disponibles para conseguirlo, existen numerosas tasas a pagar, pero al final, dependiendo del número de horas de conducción o de la autoescuela elegida, el coste para la obtención del permiso de conducir será de aproximadamente de 650 a 1200 €.

Es más fácil decirlo que hacerlo, pero eso es todo lo que debe saber para conseguir su permiso de conducir. Es hora de empezar a planear ese viaje por carretera que tanto desea hacer…

Aspectos a tener en cuenta al comprar una propiedad en España

Aspectos a tener en cuenta al comprar una propiedad en España

La compra de una propiedad es la mayor inversión que la mayoría de personas hará en su vida. Comprar una en el extranjero supone una tarea todavía mayor, ya que implica moverse en un terreno jurídico y financiero ajeno. Es normal sentirse abrumado por el proceso, pero como todo en la vida, cuanto más preparado lo afrontes, más probabilidades tendrás de que resulte un éxito. Para ello, Sonneil ha confeccionado una lista de puntos importantes a tener en cuenta al comprar una casa en España.

Ubicación, ubicación, ubicación

Una casa se revaloriza si se encuentra situada en una zona con colegios de alto nivel y bien comunicada con rutas de transporte a los principales centros urbanos, así que asegúrate de informarte sobre estos servicios locales. Es buena idea preguntar por los futuros planes de desarrollo pendientes de aprobación, ya que podrían afectar a la casa o a su entorno, y averiguar, en la medida de lo posible, el precio por el que se han vendido otras propiedades en la zona recientemente.

Visita a la propiedad

Cuando visites la que podría ser tu futura propiedad, toma nota de aspectos como la orientación de la casa, ventilación de los baños y la cocina, el estado de la instalación eléctrica, la disposición de los espacios y las puertas y los niveles de ruido ambiental en el exterior. Haz fotos y anota tus observaciones en una libreta para recordar mejor la propiedad cuando te vayas. Pregunta al vendedor acerca de la calificación de la eficiencia energética del edificio. En términos de eficiencia energética, elegir una casa con calificación A significa un ahorro estimado del 89 % comparado con una calificación F, de modo que ahorrarás energía a la vez que cuidas del planeta.

El proceso de compra

El contrato de depósito

Una vez que hayas elegido tu nueva casa y estés listo para iniciar el proceso de compra, surgirán las consideraciones jurídicas y financieras. Se comenzará con la firma del contrato de depósito. Normalmente, el depósito ronda el 10 % del precio de la casa. Una vez firmado el contrato asumirás los derechos y responsabilidades como comprador. Si más tarde decidieras no seguir adelante con la transacción, perderías el depósito, pero si el vendedor cancelara la venta, este tendría que devolverte el depósito.

La escritura

El siguiente paso es la firma de la escritura. Esta parte del proceso de compra deberá llevarse a cabo ante notario y en presencia del comprador y del vendedor. En la escritura deberá constar una descripción de la propiedad, así como la especificación de cualquier hipoteca o gravamen sobre la casa, el precio final acordado y cómo se pagará, más los impuestos y costes relativos a la venta.

Impuestos y otros cargos

Los principales impuestos a pagar serán el «Impuesto de Transmisiones Patrimoniales» o ITP y el IVA. Otros gastos incluyen los costes notariales, el pago de la inscripción a tu nombre en el Registro de la Propiedad y cualquier coste relativo a la hipoteca.

En definitiva, el total de impuestos, cargos y gastos representa entre el 8 % y el 13 % del precio de compra, dependiendo de la comunidad autónoma en la que se realiza la compra.

¡Si has llegado hasta este punto en el proceso, enhorabuena, eres el flamante propietario de una casa en España!  

RSS
Facebook
Facebook
Instagram