+34 965 030 870 hello@sonneil.com

Si un príncipe alemán no hubiera decidido comprar un terreno en el oscuro pueblo pesquero donde su coche se rompió en 1946, es probable que pocas personas fuera de España hubieran oído hablar del nombre de Marbella. De hecho, lo hizo, y pronto comenzó a invitar a su lista de amistades famosas a visitarlo allí (Ava Gardner, Cary Grant, Grace Kelly y Audrey Hepburn…).

La finca en la que los acogió se convirtió en el Marbella Club en 1954, el primero de muchos hoteles de lujo que se convertirían en sinónimo de la ciudad que creció a su alrededor. Hasta el día de hoy, el brillo no ha desaparecido y Marbella sigue siendo un escaparate del estilos de vida de los ricos y famosos.

Te contamos qué ver en Marbella para sentirte como uno de ellos.

1. La ciudad vieja

Una mirada al «casco antiguo» de Marbella y es fácil entender por qué ese príncipe, Alfonso de Hohenlohe, se enamoró de este lugar. En su corazón está la Plaza de los Naranjos, que toma su nombre de los naranjos que rodean la bonita fuente central. Su construcción se data nada más y nada menos que en la época del reinado de los Reyes Católicos, y está delimitada por tres joyas arquitectónicas que le otorgan su singular belleza: la ermita, el ayuntamiento y la antigua casa del gobernador, todos de la época barroca. Sentarse a comer o tomar un café en la Plaza de los Naranjos es la mejor manera de comenzar una visita a Marbella.

qué ver en Marbella

El Hotel Fuerte Marbella es otro de los edificios icónicos de la ciudad. No en vano, fue uno de los primeros hoteles de la zona, y el primero de la costa malagueña en instalar un ascensor. Todo un oasis de descanso con vistas al mar. Y, continuando con las construcciones antiguas, no te pierdas la Capilla de San Juan de Dios. También de la época de los Reyes Católicos, su artesonado y su decoración geométrica es muy valorada por los vecinos.

Sigue con la iglesia de la Encarnación, la imagen de la Virgen de los Dolores asomada al balcón, la muralla árabe (declarada Bien de Interés Cultural y el único vestigio musulmán de la ciudad) y la calle Montenebro, una estampa preciosa de la Andalucía más tradicional.

2. Compras en Marbella

Después de haberte empapado de la historia marbellí en Orange Square, es el turno de las tiendas. Y no son tiendas cualquiera…

Centros comerciales en Marbella

Marbella tiene vida durante todo el año. Además, en los meses de verano se multiplica la afluencia de visitantes. Por eso, la oferta comercial es amplísima. Empezando por los centros comerciales, como La Cañada, el más grande y el que cuenta con más variedad de tiendas de todo tipo (ropa, accesorios, decoración, deporte…) y actividades (cines, bolera, cafeterías…).

Centro Plaza se sitúa a lo largo del paseo marítimo, y en Puerto Banús están Marina Banús y Costa Marbella. Todo lo que necesitas para tu día a día, o para darte un capricho.

Tiendas de lujo en Marbella

Si algo destaca del comercio marbellí es la cantidad de tiendas de lujo por metro cuadrado. Quien busque diferenciarse con prendas y complementos de diseño y alta costura, aquí encontrará su lugar.

Las tiendas de lujo en Marbella van desde marcas conocidas por todos, como Versace y Gucci, hasta otras aún más exclusivas, como la Maison Vacheron Constantin, la mejor tienda de relojes de alta gama en Marbella. ¿Qué tal un reloj con 46 diamantes de talla redonda? Pasear por la milla de oro de Marbella y echar un vistazo a los escaparates es un plan en sí mismo.

3. Playas y naturaleza

En el sur de España es un hecho que no vas a tener que mirar lejos para encontrar una hermosa playa, y Marbella no defrauda. Desde la playa de Nagueles, muy popular por su buena ubicación, justo al lado de la milla de oro, a Funny Beach con sus múltiples actividades como flyboard, parasaling, hidrocar, wakeboard, jetski, paddlesurf… Y la diminuta playa de Venus, muy cerca del puerto de Marbella, muy querida por los locales e ideal para familias.

qué ver en Marbella

Pero el entorno natural de Marbella tiene mucho más que playas. Por ejemplo, el Parque de las Medranas en San Pedro de Alcántara merece una visita especial, con cuatro embalses rodeados de vegetación. ¡No te pierdas el esquí acuático por cable! Para respirar aire puro, anímate con una ruta por la Sierra Blanca, la montaña que protege a Marbella, con unas vistas de la costa que quitan el hipo. Y a cinco minutos de Marbella está el Parque Natural Sierra de la Nieves, declarado Reserva de la Biosfera por la Unesco y con unos preciosos bosques de pinsapos.

4. Puerto Banús y vida náutica

¿Qué sería de Marbella sin su mar? Aquí, el agua salada es fundamental y la vida gira en torno al Mediterráneo. Por algo el puerto deportivo de Marbella, el famoso Puerto Banús, es uno de los lugares con más vida y más deseados de la localidad.

qué ver en Marbella

Más de 4 millones de personas visitan Puerto Banús cada año. Debe ser por algo, ¿verdad? Aunque no tengas la suerte de tener uno de los mega yates amarrados al puerto, un rato caminando por el paseo es una experiencia única, y te cruzarás con gente de todo tipo. Puerto Banús es el quinto puerto más caro de Europa, y el glamour se deja sentir en cada rincón.

Para los que no se quieren perder la vida náutica, hay muchísimas opciones. Desde alquilar un velero para pasar el día en altamar, o incluso un paseo en barco ¡con masajes y tratamientos de belleza incluidos! Aunque nosotros lo tenemos claro: lo que más nos gusta son las excursiones para ver delfines.

5. Gastronomía

Lo mejor de la Dieta Mediterránea y de la gastronomía malagueña (e internacional) está en Marbella. Por la gran afluencia de visitantes de distintos lugares de España y del mundo, la variedad de platos y tipos de cocina es interminable.

Visita los restaurantes más in de la localidad para no perderte las últimas tendencias. Para comer con vistas al mar, Marbella Club o Soleo. Para la cocina más tradicional con el toque más vanguardista, Lobito de Mar o La Milla. Y para probar sabores exóticos, Ta-kumi o Manuka Alanda.

O regálate un capricho probando las elaboraciones más premium en cualquiera de los tres restaurantes con estrella Michelin en Marbella.

  • Ya solo el edificio de El Lago es una maravilla, un lugar donde encontrar paz con vistas al lago. La cocina del chef Fernando Villasclaras ha conseguido una estrella Michelin, respetando la tradición andaluza y empleando productos de proximidad con filosofía slow food. ¡Y en su bodega hay más de 300 referencias de vinos!
  • Con dos estrellas Michelin en su haber, Skina es la obra del chef Mario Cachinero. Enclavado en el casco antiguo, su cocina bebe del recetario tradicional andaluz. Pescado salvaje, aceites premium de Jaén, carnes únicas… imprescindible el ajoblanco con caballa y cilantro.
  • Como dicen los críticos Michelin, Messina es un fiel reflejo del sueño del chef argentino Mauricio Giovanini, que va más allá de sus raíces argentinas y bebe tanto de la gastronomía europea como de la latinoamericana y la mediterránea, con especial atención al recetario libanés. El tartar libanés de gamba blanca es el mejor ejemplo.

Como ves, Marbella es hechizante. ¿Te imaginas vivir en este lugar lleno de luz y vida mediterránea? En Sonneil, te lo ponemos fácil.