+34 965 030 870 hello@sonneil.com

Aventura por las arterias fluviales en España

Decían los romanos cuando se adentraron en la Península Ibérica que esta se podía cruzar sin tocar el suelo: saltando de copa en copa de árbol o navegando a través de sus ríos. Hoy, hacerlo parece algo más difícil, ¿verdad? Aun así, podemos disfrutar de rutas por los ríos navegables en España y conocer rincones donde -¿quién sabe?- puede que los romanos hicieran pícnic.

Podemos hacerlo de diferentes maneras y a través de medios más o menos autónomos. Si no tienes permiso de navegación, existen empresas que proporcionan cruceros de varios días.

Unos cruceros o paseos en barco que te llevarán a lomos de los ríos por las profundidades de España, para conocer otra cara diferente a la costa. ¿Quieres conocer las mejores rutas por los ríos navegables en España?

Hoy en Sonneil te contamos nuestros favoritos… ¿Te vienes? No queremos dejar de hacer planes para cuando la buena vida vuelva. 🙂

Top | Rutas por los ríos navegables en España

Desde el norte hasta el sur, la configuración de algunos de los ríos más importantes de España, tales como el Guadalquivir, el Duero, el Guadiana y el Ebro, permite su navegación. Una oportunidad para disfrutar la riqueza paisajística de la Península Ibérica a bordo.

Y, si te quedas con ganas y te atreves a probar a mar abierto, aquí tienes los mejores clubes náuticos de España.

Ebro, norte indómito

Entre los ríos navegables en España, los ríos del norte ofrecen una excelente manera de sumergirse en los paisajes de esta zona de España que tanto dista de los paisajes que ofrece el sur.

Así, el Ebro permite diferentes rutas navegables que zarpan desde varias localidades. Desde Zaragoza hasta Tortosa, podrás embarcarte en esta aventura para piratas de agua dulce.

Te recomendamos alquilar un bote en Riba-roja d’Ebre para embarcarte en la tranquilidad de sus aguas.

¿Y qué podrás ver desde tu barco en el Delta del Ebro? Arrozales, desembocaduras al mar, frutales, lagunas y juncos que esconden atardeceres mágicos.

Ríos Navegables en el sur

Aunque existen una gran cantidad de ríos navegables en España, hoy en Sonneil nos centramos en los del sur, donde la experiencia es diferente.

  • Sanlúcar de Barrameda, aventura fluvial| En el Real Fernando podrás remontar casi 15 kilómetros de los 700 navegables para desembocar en el impresionante Parque de Doñana. Una auténtica Reserva de la Biosfera que figura entre el Patrimonio de la UNESCO.
  • Guadalquivir, el mirador de Sevilla| En Sevilla, el Guadalquivir ofrece una impresionante ruta a lomos de un barco en compañías como Croisi Europe, que ofrecen cruceros de varios días que parten desde el Puerto de las Delicias hacia lugares como Jerez, Córdoba o el Puerto de Santa María.
  • Guadiana en Huelva| Y ya casi casi en Portugal, a través del Guadiana se puede admirar el paisaje de tránsito que incluye Parques Nacionales o el Puente Internacional del Guadiana: uno de los más largos de España.
Río Guadalquivir a su paso por Sevilla. Santiago Lacarta.

En cuanto a la manera de navegar, puedes alquilar tu propia embarcación profesional si cuentas con los permisos pertinentes. Si no los tienes, existen a tu disposición catamaranes o embarcaciones para que puedas navegar de manera autónoma y adaptada a tus conocimientos y experiencia, son de uso sencillo.

Por otro lado, si quieres pasar unos días o una jornada sin tener que preocuparte de nada, puedes viajar los ríos navegables en España a bordo de un crucero. Tendrás todo a tu disposición: vistas panorámicas, paradas en los pueblos para disfrutar la gastronomía e incluso la oportunidad de conocer los ríos desde otra perspectiva: a través de los deportes de aventura fluviales.

¡Ah! Otra de nuestras experiencias favoritas en el mar es la de visitar la isla de Tabarca. ¡No te la pierdas!

Y si después de la aventura por los ríos, quieres seguir explorando España, en Sonneil te ofrecemos apartamentos entre nuestras promociones.

Los requisitos para comprar casa en España son sencillos. Vivir bajo el sol y respirando el Mediterráneo bien lo merece, ¿no crees?