+34 965 030 870 hello@sonneil.com

La ciudad de Elche, situada a unos 20 km de Alicante, tiene mucho que ofrecer: un centro lleno de historia que se remonta a la época prerromana y un interior que cuenta con hermosas playas y espectaculares parques nacionales. Sin embargo, podría decirse que su característica más emblemática es su magnífico palmeral.

Este mágico lugar, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, está formado por una gran extensión de palmeras (se dice que son doscientas cuarenta mil, una por cada habitante de Elche) situadas en varios jardines y parcelas que rodean el centro de la ciudad. Se trata del único palmeral de este tipo en Europa y de uno de los más grandes del mundo, superando en tamaño a muchos otros situados en los países árabes.

Se cree que fueron los cartagineses los primeros en empezar a cultivar palmeras en la Costa Blanca y los romanos, que llegaron más tarde, continuaron cultivándolas. Todo ello, antes de la llegada de los árabes que extendieron mucho la plantación de palmeras datileras. Bajo el dominio árabe de Abd al-Rahman, se instaló un sistema de riego y posteriormente, en la Edad Media, se promulgó una serie de leyes para proteger dicha plantación. Los moriscos también desarrollaron un sistema de riego con el agua del río Vinalopó que atraviesa la ciudad y que aún hoy se utiliza.

Las partes más famosas del palmeral son el Parque Municipal, Huerto de Abajo, Huerto del Cura y Huerto del Chocolatero. Las palmeras más antiguas se encuentran en el Huerto del Cura, donde se pueden encontrar ejemplares de unos 300 años de antigüedad. El huerto del Cura también alberga el árbol más bello de todos: la palmera imperial, que con sus ocho troncos se asemeja a una especie de candelabro, el cual ha atraído a multitudes desde el siglo XIX, entre ellas a la emperatriz austriaca Isabel, que visitó el jardín en 1894 y lo declaró digno de un imperio.

Una visita al Museo del Palmeral es algo indispensable para conocer más sobre la historia y la cultura del Palmeral. Allí también se puede descubrir la especialidad artesanal de Elche, el tejido de la palma blanca: una artesanía local que consiste en el tejido de hojas de palma secas, creando así, piezas de artesanía de extraordinaria exquisitez para su uso en la procesión del Domingo de Ramos.

En el año 2000, la UNESCO concedió al Palmeral la categoría de Patrimonio de la Humanidad, poniendo énfasis en la transferencia de paisajes y prácticas agrícolas de una cultura y continente a otro (desde el norte de África árabe a la Europa cristiana).

RSS
Facebook
Facebook
Instagram