+34 965 030 870 hello@sonneil.com

Cuando se trata de vinos españoles, la Costa Blanca aparece algo eclipsada por regiones más famosas con denominaciones como Rioja o Ribera del Duero. Esto solo hace que resulte más emocionante descubrir que la Costa Blanca, Alicante en concreto, cuenta con una larga y destacada historia vinícola, siendo una de las regiones españolas que produce mayor variedad de vinos. 

El vino de Alicante procede de dos regiones bien definidas: la zona costera del norte de Benidorm, entre las localidades de Denia y Calpe, se conoce como La Marina y disfruta de un clima mediterráneo ideal para la producción de Moscatel, mientras que la región más extensa del Vinalopó, en el interior, con su clima continental y seco es la cuna del vino tinto Monastrell. De hecho, con más de 14 000 hectáreas de cultivo, alrededor del 80 % de los vinos Monastrell del mundo tienen su origen en el Vinalopó.

Otras apreciadas uvas tintas se cultivan en la región, como Cabernet Sauvignon, Garnacha Tintorera (Alicante Bouché), Merlot, Monastrell, Pinot Noir y Tempranillo, mientras que entre las blancas se incluyen Airén, Macabeo, Merseguera, Moscatel Romano, Planta Fina y Verdil.

Una denominación exclusivamente propia es la del Fondillón: un vino dulce y no fortificado elaborado a partir de uvas monastrell sobremaduradas, que han permanecido en la vid más de lo habitual antes de ser prensadas y fermentadas con su hollejo para, posteriormente, dejar envejecer durante al menos ocho años en barrica de roble. Se caracteriza por una elevada graduación alcohólica y por sus notas complejas, que pueden oscilar entre secas y dulces en función de las uvas empleadas. Hubo un tiempo en el que el Fondillón era tan famoso como lo es ahora el Rioja, alcanzando la cima de su prestigio en el siglo XVII, cuando se dice que el rey Luis XIV de Francia, estando en su lecho de muerte, rechazaba todos los vinos excepto el Fondillón.

La técnica de producción del Fondillón quedó prácticamente olvidada tras la terrible plaga de filoxera que arrasó los viñedos de la región a finales del siglo XIX. Afortunadamente, a mediados del siglo XX, un bodeguero de Alicante, Salvador Poveda Luz, decidió volver a producir Fondillón. Utilizando un pequeño número de viejas barricas de Fondillón, experimentó hasta desarrollar las técnicas de producción adecuadas. Hoy en día, el Fondillón es uno de los únicos cinco vinos reconocidos por la Unión Europea como vinos de auténtico lujo.

La calidad de los vinos de Alicante también ha sido acreditada por el Consejo Regulador de la Denominación de Origen Alicante, creado en 1957. La Denominación de Origen Alicante está dirigida a salvaguardar la denominación de origen reconocida en 1932 y promover la industria del vino en Alicante mediante rutas del vino en las que se ofrecen catas, formación, turismo y eventos. A esta garantía de calidad se le une el hecho de que los viticultores alicantinos se han unido para formar una cooperativa que, con el paso del tiempo, se ha convertido en una productora moderna de vinos de calidad. 

RSS
Facebook
Facebook
Instagram